El precio final de venta de la vivienda en la ciudad de Valencia y en el resto de la provincia, teniendo en cuenta la rebaja que se produce entre el precio inicial que fija el vendedor (precio de expectativa) y el que se establece finalmente para realizar la transacción tras la negociación entre ambas partes, ha descendido un 21,60% en 2010. El precio de expectativa experimentó el pasado año una bajada general del 4,25%.

Estos datos indican que los propietarios que vendieron un inmueble en 2010 se vieron obligados a reducir el precio y que, por el contrario, los consumidores que disponían de liquidez o de financiación han tenido la oportunidad de adquirir viviendas a "precios muy interesantes".

Así lo han explicado este martes el presidente del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (COAPI) de Valencia, Ángel Sánchez, y el vicepresidente segundo y portavoz de esta entidad, Moisés Sansaloni, en la rueda de prensa que ofrecieron para hablar de los precios de la vivienda durante 2010 en Valencia y su provincia.

El descenso en el precio final de venta de las viviendas en el mercado valenciano ha ido registrándose a lo largo de los últimos cinco años, lo que ha hecho que entre 2006 y 2010 haya experimentado una bajada acumulada del 21,13%, lo que sitúa los precios al nivel de 2005. Sansaloni ha indicado que en 2006 esta reducción fue del 3% y en 2007, del 10,17%, mientras que "en los tres años fuertes de la crisis", 2008, 2009 y 2010, ha sido del 21,62%, 21,65% y 21,60%, respectivamente.

El portavoz del COAPI ha considerado que estos tres últimos porcentajes suponen una "brutal diferencia" entre el precio inicial de venta y el final y ha señalado que es fruto de la situación económica de los últimos años, con "una oferta fuerte frente a una demanda débil". Ha agregado que la "necesidad de vender" lleva a que este margen de negociación sea "tan grande".

Moisés Sansaloni ha precisado que "cuando hay equilibrio entre oferta y demanda ese margen es más pequeño" y se sitúa "en torno al menos 1 por ciento", por lo que ha manifestado que "cuando la economía tenga más aire, el margen de negociación bajará". Los agentes de la propiedad inmobiliaria destacan que las circunstancias actuales hacen que éste sea "el mejor momento para comprar".

En la ciudad de Valencia el precio medio de venta es de 2.412 euros el metro cuadrado, tras experimentar en 2010 un descenso medio del 5,53% sobre el año anterior. Los zonas más caras de la capital son el Ensanche-Gran Vía (con una subida del 1,81%) y las más baratas Patraix-Olivereta. En el conjunto de la provincia se registró en 2010 un decrecimiento medio de los precios de venta del 3,51% sobre 2009, lo que sitúa el precio medio en 1.703 euros por metro cuadrado. En la provincia el municipio más caro es Alboraia y el más barato Xàtiva.

"hacer números"

Ángel Sánchez ha declarado que los precios de las viviendas en la ciudad de Valencia y en el resto de la provincia son "ya muy competitivos" y ha dicho que esto lleva a que "hoy se pueda comprar a buen precio, incluso, a mejor precio que con las desgravaciones" correspondientes. Por ello, el presidente del COAPI ha invitado a los compradores "a hacer números" ya que "se quedarán gratamente sorprendidos de ver lo que ahora cuesta una vivienda".

Sin embargo, los agentes de la propiedad lamentan que esta situación no ha podido ser aprovechada por la mayoría de consumidores debido a la "mala praxis" de los bancos y las entidades financieras a la hora de ofrecer la financiación necesaria. El COAPI ha indicado que de las operaciones presentadas para adquirir viviendas en las entidades bancarias en 2010 se han rechazado un 81 por ciento, un porcentaje "ligeramente superior al de 2009".

El portavoz de esta entidad ha manifestado que "el perfil de comprador que hace tres o cuatro años lograba un crédito hoy no lo consigue" y ha lamentado que la forma de actuar de los bancos al conceder préstamos "cercena la libertad de los consumidores" y hace que muchos acuerdos entre vendedor y comprador "se vean frustrados".

Sansaloni, que ha precisado que "no todos actúan igual", ha explicado que en muchos casos las entidades financieras tardan demasiado en responder a la petición de un crédito y que lo hacen de forma negativa cuando faltan pocos días para que concluya el contrato de arras entre comprador y vendedor, de modo que el consumidor no tiene tiempo suficiente para solicitar el préstamo a otro banco.

Por otro lado, el COAPI ha censurado que las entidades financieras pongan pegas para financiar una vivienda que el cliente ha encontrado en el mercado y que, por el contrario, den más facilidades de crédito si se trata de un inmueble que les interesa más como los que son de su propiedad. Asimismo, estima "nefastas" para la venta de inmuebles medidas como el aumento del IVA y los cambios en el IRPF.

Respecto a las previsiones de 2011, Sánchez ha afirmado que "la palabra que definirá el próximo ejercicio es la estabilidad" porque los datos indican que "se ha alcanzado ya la estabilidad en los precios". "No habrá un boom inmobiliario ni tampoco iremos a peor", ha dicho. Sansaloni ha opinado que "lo ideal es que se tomen las medidas reales" para absorber la oferta existente. ALQUILERES

Por otro lado, los alquileres en Valencia y su provincia registraron en 2010 "una bajada importante" (-7,68% interanual) como consecuencia del aumento en un 37% de la oferta. La imposibilidad de vender ha hecho que el 71% de los alquileres que se ofrecen proceda de pisos inicialmente en venta. El 29% es alquiler directamente, mientras que el 14% restante se oferta para vender o alquilar.

En cuanto a los bajos comerciales, la oferta en 2010 ha crecido un 16% sobre 2009, según el COAPI, que ha destacado que los precios en Valencia y provincia son "más competitivos" que en Madrid o Barcelona. El precio medio se sitúa en 8,5 euros metro cuadrado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.