La Audiencia de Valladolid ha condenado a penas que suman ocho años y tres meses de prisión, frente a los veinticuatro que en su conjunto solicitaba el Ministerio Fiscal, a los tres individuos que en septiembre de 2009 fueron detenidos bajo la acusación de dedicarse al tráfico de drogas en el barrio del Hospital, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Aunque se preveía que los tres procesados compartieran banquillo en sendas sesiones previstas para hoy y mañana miércoles, finalmente dicho trámite no fue necesario al reconocer éstos los hechos y llegar sus defensas a un acuerdo con el Ministerio Fiscal, de forma que José María M.D—se exponía a doce años—se conformó con una condena de cuatro años y tres meses y multa de 20.000 euros, al aplicársele la atenuante de drogadicción, y Jesús A.L. y Emiliano M.D. fueron condenados a penas de dos años de privación de libertad y multas de 89 euros, frente a los seis años que inicialmente pedía para ellos el acusador público.

Los ahora condenados se dedicaban a la venta y distribución de papelinas de cocaína y heroína desde el domicilio de José María M.D, o en las inmediaciones del mismo, en el barrio del Hospital.

El aludido, al que se le incautaron diversas cantidades de cocaína y heroína en su vivienda, contaba con la colaboración de los otros dos acusados, quienes contactaban con los consumidores y facilitaban la transacción, bien entregando la sustancia estupefaciente o mediante la recepción del dinero.

Venta en la calle

En concreto, la policía presenció transacciones de droga los días 16 y 25 de junio, 14 de julio y 10 de septiembre, dos de ellas en la plaza Doctor Marañón y otra en el pasaje Doctor Barraquer en las que se entregaron a cambio de dinero 0,43 gramos de cocaína, 0,28 de heroína y 0,22 de cocaína, respectivamente. En dos ocasiones Emiliano y Jesús contactaron con los compradores y en una tercera fue el propio José María.

Así, tras establecerse un dispositivo policial y comprobarse sucesivas transacciones, el 22 de septiembre de 2009 se detuvo a José María, quien portaba cuatro envoltorios con 0,25 gramos de heroína cada una.

Posteriormente, se llevó a cabo un registro en su domicilio, en el que se encontraron diversos envoltorios que sumaban más de 550 gramos de heroína y 2,25 gramos de cocaína, pero además se hallaron 732 gramos brutos de ambas sustancias, así como básculas, libretas con anotaciones, bolsas de plástico, rollos de alambre verde —con el que estaban cerrados algunos envoltorios—, además de 5.390 euros en efectivo y una libreta bancaria con otros 4.300.

Las sustancias y objetos intervenidos se encontraron en la habitación de la vivienda del condenado, guardados en una mesilla de noche, sobre una mesa escritorio y en un armario.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.