Gasolinera
Imagen de archivo de una gasolinera. ARCHIVO

Un hombre ha sido detenido cuando se disponía a incendiar una discoteca en el barrio madrileño de Carabanchel, lo que fue evitado por un agente de la Policía Nacional que escuchó al arrestado comentar sus planes a otra persona cuando adquiría una garrafa de gasolina en una estación de servicio.

Roció las dos entradas de la discoteca con gasolina Según ha informado este martes la Jefatura Superior de Policía de Madrid, los hechos tuvieron lugar sobre las siete de la mañana del pasado domingo y el detenido es Stefan Constantin S., de 28 años, quien ha sido puesto a disposición judicial. El agente se encontraba repostando gasolina cuando observó que dos hombres discutían mientras compraban una garrafa de gasolina.

El agente les siguió hasta la discoteca, situada en la calle Emperatriz Isabel, al tiempo que avisó al 091. Al lugar se dirigió inmediatamente un radiopatrulla de la comisaría y al apearse del vehículo observaron a un individuo que arrojaba líquido desde una garrafa en una de las puertas de la discoteca, por lo que los agentes procedieron a su arresto.

La Policía constató también que otra entrada de la discoteca, que daba a una calle próxima, había sido igualmente rociada con gasolina. El local, que en ese momento estaba cerrado al público y no había nadie en su interior, se encuentra en la parte baja de un edificio de viviendas. Por su parte, el compañero del detenido fue entrevistado por la Policía y dijo que le había sido imposible impedir que su compatriota rociara de gasolina las puertas de la discoteca.

Consulta aquí más noticias de Madrid.