Comisiones Obreras (CCOO) ha opinado que los datos del paro de 2010 confirman que la reforma laboral "no ha servido para crear empleo" y sí para "acelerar su destrucción y aumentar la contratación eventual".

Tras la publicación de los datos del paro del año pasado, el secretario general de CCOO de Cantabria, Vicente Arce, ha asegurado en un comunicado que las cifras registradas en la región demuestran que la reforma laboral, "lejos de contribuir a crear empleo y de calidad", ha servido para "destruirlo" y ha opinado que "llegará un momento en que "no habrá nadie a quien despedir".

Arce ha señalado que Cantabria ha registrado "3.785 parados más desde junio, cuando se decretó la reforma", y ha afirmado que, desde entonces, la contratación eventual ha aumentado dos puntos. Según CCOO, "tan sólo" un 4 por ciento de los más de 154.000 contratos formalizados en el pasado año han sido en origen indefinidos.

Además, ha advertido de que desde hace dos meses todos los despidos que han llegado a la asesoría jurídica del sindicato han sido calificados por las empresas como objetivos, a los que corresponde una indemnización de 20 días con un máximo de doce mensualidades. Según ha dicho, hasta entonces el 90 por ciento de los que se trataron lo hacían con el reconocimiento de la improcedencia y recibían una indemnización de 45 días y hasta 42 mensualidades.

A su juicio, esta "dura" realidad pone de manifiesto la "perversidad" de una reforma laboral "que ha dado carta de naturaleza a una nueva forma de despedir, mucho más sencilla e infinitamente más barata, que deja a los trabajadores afectados a los pies de los caballos".

Sin embargo, Arce ha reconocido que si se comparan los datos del paro del pasado año con los registrados en 2008 y 2009, en los que se contabilizaron incrementos de 11.923 y 8.523, se anticipa que la destrucción de empleo "se está ralentizando".

"Lo que pasa es que no sé hasta qué punto esta tendencia obedece a una mejora de la situación económica o al hecho de que ya no haya prácticamente posibilidades de despedir a mucha más personas en esta región", ha enfatizado.

Por otra parte, y de cara a 2011, el líder sindical ha insistido en que los trabajadores "no pueden seguir siendo los paganos de esta crisis" y ha opinado que "todas las medidas que el Gobierno ha aprobado o anuncia que va a aprobar condenan a los más débiles a un futuro más que preocupante".

Ha criticado la retirada de la ayuda de los 426 euros a los parados que han agotado prestaciones y se ha quejado de que el Gobierno, "lejos" de atender y proteger a los trabajadores más necesitados", se está dedicando, en su opinión, a "contentar" a los mercados financieros, "aniquilando las posibilidades de supervivencia de quienes no cobran nada", una cifra que, según ha recordado, alcanza en Cantabria "a casi el 40 por ciento" de los parados.

Arce ha exigido al Gobierno que se preocupe "menos de los mercados y más de las personas" y ha demandado un incremento de los recursos del Estado a través de una reforma fiscal y financiera que permita "aumentar los ingresos y asegurar el crédito a las pymes y a las familias".

"Este país y esta región necesita un urgente cambio de rumbo porque, hasta ahora, la política de ajustar las cuentas públicas mediante un recorte de los gastos ha demostrado que, además de no servir para solucionar esta grave crisis, al final lo único que consigue es perjudicar a los que menos tienen", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.