Biopsia
El nuevo método para el diagnóstico del cáncer de hígado podría sustituir a la biopsia. Archivo

Ciencia y empresa han sumado esfuerzos para comercializar una nueva prueba capaz de detectar una sola célula cancerosa en el torrente sanguíneo. Según científicos de EEUU, cuyo proyecto apoya la empresa Johnson & Johnson, si la nueva prueba llega a los consultorios médicos transformaría la detección y tratamiento individualizado de cada tumor canceroso.

Podría ayudar a mejorar tanto el estudio del avance del cáncer como de su tratamientoAunque los médicos quieren utilizar inicialmente la prueba para determinar la eficacia de los tratamientos para varios tipos de cáncer, en particular los del pulmón, próstata o seno, ésta tiene el potencial de mejorar la detección del cáncer en el cuerpo, según los expertos.

Técnica no invasiva

Según Veridex, que participa en la comercialización de la prueba junto a Johnson & Johnson, esta nueva tecnología tiene el potencial de facilitar una prueba de sangre no invasiva y fácil de suministrar que permitiría contar las células cancerosas y clasificar la biología de las células.

Los expertos consideran que, en general, cuando se detecta la presencia de algunas células cancerosas en la sangre es muy probable que el tumor se ha propagado a otras partes del cuerpo, o pueda hacerlo en un futuro.

Sustituto de las biopsias

Según los impulsores del nuevo método, el conteo de estas células cancerosas que circulan libremente, aunque en niveles ínfimos, en la sangre, al desprenderse de un tumor podría ayudar a los investigadores a mejorar tanto el estudio del avance del cáncer como de su tratamiento.

Hasta ahora, el método generalizado para el diagnóstico del cáncer es una biopsia realizada a través de una aguja, pero este método tiene sus limitaciones porque el tejido obtenido, con frecuencia, no ayuda a determinar los factores que contribuyen al crecimiento del tumor.