Canadá
Pocos países tienen tanta oferta para los amantes de la nieve. Alan Silvester

Canadá es uno de los países con mayor oferta para los amantes de la nieve. No en vano, el país norteamericano ha celebrado los Juegos Olímpicos de Invierno en dos ocasiones. La última, hace solo unos meses en la cosmopolita ciudad de Vancouver.

Las pruebas de esquí tuvieron lugar en al estación de Whistler Blackcomb, situada a 150 kilómetros al norte de Vancouver, en medio de la Cordillera Costera. Considerado el ‘resort’ de esquí más grande de América del Norte, los datos de Whistler Blackcomb impresionan. Entre la dos montañas que forman el dominio (Whistler y Blackcomb), dispone de más de 200 pistas de esquí de varias dificultades, cinco parques de ‘snowboard’, tres ‘pipes’, 3.300 hectáreas transitables y una media de 10 metros de nieve por año.

Cuenta, asimismo, con la mayor caída vertical de Norteamérica (1.640 metros) y un total de 38 teleféricos que pueden dar servicio a 61.407 esquiadores por hora.

Animada vida nocturna

Pero los atractivos de esta estación olímpica no terminan aquí. Whistler Blackcomb, con una población estable de 14.000 habitantes y más de dos millones de visitantes anuales, no es sólo el típico pueblo para esquiar. Presume de una animada vida nocturna y está considerado una meca cultural internacional gracias al elevado número de artistas, cineastas y fotógrafos que residen en la localidad. Garibaldi Lift Co., Dusty’s Bar & BBQ y Merlins son tres de los locales más afamados del lugar, que también alberga un buen número de galerías de arte.

Una de las actividades más populares, que se hizo enormemente popular durante las pasadas Olimpiadas, es el Fire & Ice Show. Todos los domingos, a las seis y media de la tarde, tiene lugar este espectáculo gratuito en el que participan malabaristas de fuego, bailarines y esquiadores y ‘snowboarders’ profesionales que saltan a través de aros de fuego.

Costa este

Al otro lado del país, en la costa este, también se puede disfrutar de fantásticas instalaciones para la práctica de los deportes de invierno. La provincia de Quebec cuenta con casi 90 estaciones que suman 800 pistas para todos los niveles.

Distribuidas en dos grandes cadenas montañosas (Laurentinos y Apalaches), la mayoría de los dominios esquiables están ubicados cerca de las grandes ciudades de la provincia (Quebec y Montreal), lo que suponen un plus para quienes quieran compaginar la práctica deportiva con el turismo urbano.

Además, la antigua capital de la colonia francesa en Norteamérica se prepara para celebrar una vez más su afamado Carnaval.