El arzobispo de Toledo condena los ataques a la comunidad cristiana en Irak que provocan "el deseo de muchos de emigrar"

El arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez Plaza, se ha sumado a la condena del Papa Benedicto XVI a los recientes ataques a la comunidad cristiana en Irak, que provocan el "miedo" y el "deseo" de muchos de sus miembros a emigrar para encontrar "mejores condiciones de vida".

El arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez Plaza, se ha sumado a la condena del Papa Benedicto XVI a los recientes ataques a la comunidad cristiana en Irak, que provocan el "miedo" y el "deseo" de muchos de sus miembros a emigrar para encontrar "mejores condiciones de vida".

Así lo ha expresado el arzobispo en la homilía pronunciada esta tarde en la parroquia de San Julián en Toledo con motivo de la Jornada Mundial de la Paz, donde ha resaltado la paz de la bendición cristiana como "símbolo del año que empieza".

Braulio Rodríguez Plaza se ha referido al mensaje del Papa para esta jornada, del que ha destacado "la cruel realidad de la violación de la libertad religiosa" y "la valía de la libertad religiosa en sí misma", así como la necesidad del "diálogo institucional e interreligioso como vías de paz y armónica de convivencia".

De este modo, ha hecho especial mención al ataque contra la catedral sitio-católica Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Bagdad, en la que el 31 de octubre pasado fueron asesinados dos sacerdotes y más de cincuenta fieles, mientras estaban reunidos para la celebración de la Santa Misa.

El arzobispo de Toledo ha advertido que hay "múltiples formas de lesión" de la libertad "a pesar del esfuerzo" de estados y organizaciones, ya que "sobre todo en Asia y África", donde a miembros de minorías religiosas se les impide "profesar libremente o cambiar de religión a través de intimidaciones y violación de los derechos fundamentales, llegando incluso a la privación de la libertad y de la vida misma".

Así, ha recordado las palabras de Benedicto XVI sobre las "formas más sofisticadas de hostilidad contra la religión", que en Occidente se expresan "a veces renegando de la historia y de los símbolos religiosos, en los que se reflejan la identidad y la cultura de la mayoría de los ciudadanos. "Son formas que fomentan a menudo el odio y el prejuicio, y no coinciden con una visión serena y equilibrada del pluralismo y la laicidad de las instituciones", tal y como declaró el Pontífice.

Asimismo, ha asegurado que frente al "materialismo imperante" que considera la fe creyente como un "elemento extemporáneo" y el relativismo cultural" la libertad religiosa afirma que en todas las creencias hay "una pequeña semilla de verdad que, en diálogo entre ellas, debe aflorar".

Braulio Rodríguez Plaza ha abogado por el diálogo institucional, puesto que la dimensión pública de la religión "ha de ser siempre reconocida", y también por el diálogo "entre los seguidores de las diferentes religiones constituye para la Iglesia un instrumento importante para colaborar con todas las comunidades religiosas al bien común".

El arzobispo ha animado a los fieles a leer el mensaje del Papa porque "ensancha el espíritu", y ha afirmado que no encuentra "tanta claridad ni tanta humanidad y valentía" en otros textos de naturaleza política o social como cuando Benedicto XVI dice que "se puede constatar con dolor que en algunas regiones del mundo la profesión y expresión de la propia religión comporta un riesgo para la vida y la libertad personal".

Por último, ha señalado "si la libertad religiosa es camino para la paz, la educación religiosa es una vía privilegiada que capacita a las nuevas generaciones para reconocer en el otro a su propio hermano o hermana, con quienes camina". "Quiera Dios que os sirva en un año 2011 crucial para nuestra patria en elecciones locales", ha concluido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento