El arzobispo de Santiago cree que el Año Santo ha "contribuido a purificar la fe" y a "renovar la vida cristiana"

El arzobispo de Santiago, monseñor Julian Barrio Barrio, ha asegurado este viernes que el Año Santo 2010 ha contribuido a "purificar la fe, revitalizar la religiosidad y renovar la vida cristiana".

El arzobispo de Santiago, monseñor Julian Barrio Barrio, ha asegurado este viernes que el Año Santo 2010 ha contribuido a "purificar la fe, revitalizar la religiosidad y renovar la vida cristiana".

En una homilía leída durante la celebración eucarística posterior al cierre de la Puerta Santa, monseñor Barrio ha erigido la tumba del Apóstol Santiago en "luminosa referencia espiritual para tantos peregrinos", al tiempo que ha recordado que "a pesar de las infidelidades" de las personas, Dios "guarda su alianza eternamente".

"Damos gracias por haber llegado a esta meta", ha subrayado el arzobispo, que ha reclamado que "la misericordia del Señor" venga sobre los hombres "como lo esperan de Él".

Por ello, Julián Barrio ha instado a los fieles a "ser testigos del amor de Dios en la familia, en la sociedad, en el mundo de la cultura y en la profesión laboral" con "un estilo de vida cristiana que brilla por la verdad" que "hace libres" y "la caridad que se manifiesta en la bondad".

Asimismo, monseñor Barrio ha indicado que la Puerta Santa "como símbolo se ha cerrado" este viernes, aunque "queda siempre abierta la Puerta que es Cristo, Camino, Verdad y Vida".

Para finalizar su homilía, el arzobispo de Santiago ha tenido unas palabras de agradecimiento al Papa Benedicto XVI por su visita a Santiago de Compostela el pasado 6 de noviembre, así como a la Virgen Peregrina, a quen ha ofrecido la Eucaristía. "La Iglesia es peregrina en el tiempo hacia la eternidad", ha señalado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento