Los conservacionistas alegan contra una innovación urbanística en suelos ribereños de San Juan

Advierten de una "pura especulación" para crear un espacio comercial en suelos antaño destinados a usos lúdicos y recreativos

La Asociación para la Defensa del Territorio del Aljarafe (ADTA) ha formulado ante el Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache (Sevilla), gobernado por Fernando Zamora (PSOE), una serie de alegaciones a la innovación urbanística promovida para el sector nueve, objeto de una modificación puntual del planeamiento urbanístico en 1996. La organización advierte de que esta innovación urbanística contempla la construcción de una gran superficie comercial y omite los usos "lúdicos y recreativos" inicialmente asignados a estos terrenos próximo al barrio de Guadalajara y que actualmente acogen una plantación de naranjos.

Según un resumen de las alegaciones, recogido por Europa Press, la delimitación de los terrenos del ámbito de esta innovación urbanística, actualmente en periodo de información pública, obedecen a la modificación puntual de las normas subsidiarias de urbanismo promovida en 1992 por el Consistorio de este municipio aljarafeño. Aquella modificación puntual de las normas subsidiarias estaba destinada a la creación de un puerto deportivo al que estarían asociados usos "lúdicos, recreativos y terciarios compatibles" con una edificabilidad máxima de 20.000 metros cuadrados.

No obstante, y según estas alegaciones de ADTA, en 1996 el Ayuntamiento promovía para estos suelos una modificación puntual del planeamiento urbano al objeto de suprimir el proyecto del puerto "sustituyendolo opcionalmente por una marina", cambiar los usos de los terrenos y "liberar la edificabilidad de la vinculación con cualquier uso". "Se trataba, en definitiva de construir una gran superficie comercial". La Junta de Andalucía, no obstante, no autorizó esta modificación urbanística y finalmente, en 1997, la Administración autonómica aprobó un "documento modificado".

"importantes valores territoriales"

Actualmente, según la organización conservacionista, la innovación urbanística que promueve el Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache "propone de nuevo lo que se intentó 1996: la construcción una gran superficie comercial eliminando la subordinación a los usos originarios lúdicos y recreativos". La maniobra, según ADTA, constituye "una pura especulación sobre suelos con importantes valores territoriales" al tratarse se terrenos riberos del cauce vivo del río Guadalquivir y está destinada a impulsar "lo que ya fue denegado por la Junta de Andalucía".

Las alegaciones de ADTA, así, se han centrado en la "ausencia de un verdadero proceso participativo donde se informe e involucre a la ciudadanía" y en la "omisión del uso principal lúdico y recreativo al que debe subordinarse el uso terciario". Advierte también la organización de "la falta de justificación" de la operación "dado el exceso de establecimientos y de suelo para este tipo de comercios, incluso mucho mejor situados". Por último, la organización recuerda la "especial ubicación de estos suelos, junto al Guadalquivir, con especiales valores paisajísticos, sobre los que tendría un impacto brutal y, además, con riesgos de avenidas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento