El alcalde de la localidad almeriense de Cuevas del Almanzora, Jesús Caicedo (PP), el alcalde pedáneo de Palomares, Juan José Pérez, y el representante estatal y andaluz de Ecologistas en Acción en la contaminación radioactiva de Palomares, Igor Parra, ha reclamado este jueves al Gobierno central la limpieza de la contaminación radioactiva que asola varias decenas de suelo después de que en 1966 cayeran de forma accidental cuatro bombas atómicas, de forma que ha anunciado que "rompe la tregua" de silencio para reclamar que se ejecuten las operaciones de descontaminación determinadas por el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) en su estudio de 2008.

En rueda de prensa, Caicedo ha reclamado asimismo tener acceso a los resultados del estudio elaborado por el Ciemat, con el que ha mantenido "una estrecha colaboración" al igual que con los representantes de Ecologistas en Acción. En esta línea, ha anunciado que comenzará un periodo de "presión" al Ejecutivo central con el fin de resolver el problema y obtener respuestas ante las preguntas que realizan los ciudadanos de Cuevas del Almanzora.

Concretamente, el primer edil espera que el Gobierno le diga "cuándo está prevista la limpieza, para cuándo está prevista su finalización y si hay financiación para realizarla", ya que según los cálculos que maneja el Caicedo, la descontaminación de los suelos afectados tendría un coste de unos 30 millones de euros. De esta forma, ha ahondado en un "problema de fondo" y es que, según él, "España no está en lugar de almacenar arena radioactiva", por lo que se hace necesaria la colaboración del Gobierno estadounidense.

No obstante, el alcalde cuevano ha defendido que, según los datos que ha podido obtener de los estudios realizados, que "no hay peligro para la salud" de los habitantes de Cuevas del Almanzora y Vera —localidad también afectada por la caída de las bombas—, si bien ha apuntado en que "no sabemos que pasará en el futuro", por lo que urge a la descontaminación de las tres zonas afectadas: una cerca del cementerio, un solar en el centro de la pedanía y 20 hectáreas en la Sierra de Almagrera.

En este sentido, Caicedo ha criticado duramente la falta de "transferencia de información" por parte de la Administración, pues pese a que el estudio finalizó en diciembre de 2008, solo han podido acceder a "retazos" del mismo. De igual modo, tampoco se han hecho públicos los informes médicos sobre la población. "La información que conocemos carece de oficialidad", ha puntualizado el representante de Ecologistas en Acción, que ha confesado que llegó a tener un "rifi-rafe" con el anterior director del Ciemat Juan Antonio Rubio —ya fallecido— sobre los resultados de la evaluación de los suelos.

Reuniones y respuestas

El alcalde de Cuevas del Almanzora ha calificado de "ultimátum" su declaración de intenciones para que se descontamine el suelo afectado, por lo que dará un plazo de dos meses aproximadamente al Ejecutivo para que responda a sus preguntas y atienda a sus peticiones de información sobre el estudio, que obra ya en manos de organismos internacionales.

En este sentido, ha exigido que se le comuniquen los resultados de la reunión que el Gobierno convocó el pasado 14 de diciembre en la que se abordó la posible negativa de EEUU en la descontaminación o financiación de los trabajos para erradicar los restos de plutonio que se hallan en el subsuelo de la pedanía almeriense.

Por otra parte y pese a estas sospechas, Caicedo ha reconocido que "no tenemos conocimiento de la posición del Gobierno norteamericano" sobre si ejecutará o no los trabajos de limpieza. "Siempre se nos ofrecen datos que no son oficiales, y creemos que la reunión que hubo el día 14 de diciembre fue decisiva" en este sentido, según explican desde el gobierno local.

"Ha llegado la hora de dar un empujón, no un porrazo", ha dicho Caicedo, quien no duda en llevar este asunto hasta el Senado —también es senador— mientras que Parra ha señalado que para el movimiento ecologista "será fácil montar un movimiento europeo a través del Partido Verde" para exigir soluciones a este problema.

Así, el regidor ha explicado que "nos gustaría que fuesen los americanos los que pagasen y retirasen los residuos, que quien lo rompe sea el que paga y se lleva los tiestos", por lo que, con el fin de conocer más datos sobre este asunto, ha anunciado que el próximo mes de enero tendrá una reunión con el embajador de Estados Unidos en España, si bien no ha concretado aún el día para dicho encuentro.

'

Los papeles de wikileaks'

El regidor ha advertido la "trascendencia" que tiene para Estados Unidos la descontaminación de Palomares, si bien ha reconocido no haber sido consciente de la misma hasta conocer las conversaciones mantenidas en diciembre de 2009 por el entonces ministro de Asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos a la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, en Washington, recogidas en los papeles del Departamento de Estado desvelados por Wikileaks y publicados por 'El País'.

Según la publicación, Moratinos reclamó que Clinton hiciera lo posible "para ayudar desde el punto de vista de la opinión pública española, de la que temió que se volviera en contra de EEUU si se divulgaran los resultados de un reciente estudio sobre la contaminación". El estudio concluye, según el diario, que en Palomares queda medio kilo de plutonio que ha contaminado unos 50.000 metros cúbicos de tierra.

La información apunta además a la "negativa" del Gobierno estadounidense de financiar los costes de la descontaminación. En este sentido, el primer edil cuevano se ha referido a una visita efectuada en 2005 de carácter "personal" que realizó a Washington financiada por él mismo, en la que "no se habló de acuerdos". "No me pagaron ni un café", ha dicho el alcalde para rechazar el supuesto "carácter VIP" del viaje, mientras mostraba un mapa del metro de Washington y la ruta del avión con tres escalas "para que saliera más barato".

El objetivo de la visita, que duró cinco días, fue solicitar la desclasificación de ciertos archivos relativos a Palomares y pedir un avión de combate para el futuro centro de interpretación que tendrá lugar una vez que se descontamine la zona afectada, ha dicho.

En 2006, el Ciemat recibió el encargo para implementar un Plan de Investigación Medioambiental de vigilancia radiológica tras la expropiación del terreno y la firma de convenio entre el Gobierno español y el Departamento de Energía de Estados Unidos. El mismo órgano realizó la supervisión continua de las personas y del medio ambiente en toda la zona mediante exámenes médicos y dosimetría interna por bioeliminación de la población y controles de muestras ambientales de todo tipo, que han arrojado valores en un rango de normalidad y que no suponen riesgo radiológico significativo.

El 17 de enero de 1966 cuatro bombas atómicas de la US Air Force de EEUU caían de forma accidental sobre la pedanía de Palomares (Cuevas de Almanzora, Almería), una de ellas en el mar. Otras dos, tras desprenderse del B52 debido a un choque con un avión nodriza que causó tres muertos, explosionaron su carga convencional y provocaron que material radiactivo se esparciera por un área que alcanzó la vecina pedanía cuevana de Villaricos.

Consulta aquí más noticias de Almería.