El ministro de Industria, Miguel Sebastián, dijo este miércoles que el Gobierno ha decidido subir la luz un 9,8% en enero por "necesidad y responsabilidad", y aseguró que trabaja para no tener que aplicar ningún aumento más en 2011, aunque todo dependerá de los mercados energéticos internacionales.

La subida mensual es el equivalente al precio de un café En rueda de prensa, Sebastián añadió que en lo que queda de legislatura no retocarán más los costes del sistema eléctrico, dado que ya se ha pedido un gran esfuerzo a las empresas energéticas, tanto tradicionales como de renovables.

En la recta final de 2010, el Gobierno ha recortado las primas a las energías eólica, termosolar y fotovoltaica, al tiempo que ha impuesto a las compañías generadoras, tanto del régimen ordinario como del especial (renovables y cogeneración), un peaje de 0,5 euros por kilovatio hora por el uso de las redes.

En cuanto a la subida de enero, el ministro minimizó su efecto sobre las economías familiares, ya que, según datos de Industria, supondrá para los hogares un sobrecoste mensual de 3,2 euros. Si se tiene en cuenta que en un hogar viven normalmente dos o más personas, la subida equivaldrá a poco más de 1,5 euros por usuario al mes, el equivalente al "precio de un café".

En cuanto al proceso de colocación en los mercados de deuda del déficit de tarifa eléctrico, que ya supera los 20.000 millones de euros, Sebastián confió en que la primera emisión se pueda llevar a cabo en enero, aunque rehusó avanzar fechas y cantidades.