El presidente griego Papandréu, tras aprobar sus Presupuestos
El presidente griego Papandréu, tras aprobar sus Presupuestos. Katerina Mavrona / EFE

El Parlamento griego aprobó, con 156 votos a favor y 142 en contra, los Presupuestos estatales para 2011, que contemplan despidos, recortes en gastos y en servicios del Estado social, nuevos impuestos y el cierre de organismos estatales.

Papandréu: "No quebraremos" El primer ministro griego, el socialista Yorgos Papandréu, recibió el apoyo de la mayoría absoluta de la que goza el gubernamental Partido Socialista Panhelénico (PASOK), y obtuvo el voto de confianza a su programa con el apoyo de sus 156 parlamentarios.

Los presupuestos fueron tramitados en el Parlamento durante cinco días, una vez que los acreedores extranjeros de Grecia (UE y FMI), que prestaron en mayo a Grecia 110.000 millones de euros para tres años, dieron el visto bueno en noviembre. Papandréu, tras los primeros diez meses de austeridad, declaró este miércoles al final del debate en el Parlamento: "no quebraremos".

Programa de austeridad

Añadió que 2012 será el año de la recuperación del crecimiento de la economía (se prevé el 1,1%) y que en 2013 "Grecia se habrá librado del compromiso del programa de austeridad". El ministerio de Finanzas griego prevé que la economía continuará su contracción por tercer año consecutivo, en el 3% en 2011, cuando este año cerró con una contracción del 4,2% y en 2009 del 2%.

El recorte del gasto será de 14.300 millones de euros Grecia se ha propuesto reducir el déficit al 7,4% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2011 (unos 17.000 millones de euros), desde el 9,4% con que se espera que termine 2010. Para ello necesita ingresos y recortes de gasto de 14.300 millones de euros, de los que 7.830 millones de euros serán de recaudación de impuestos y el resto de reducción de gastos.

Los primeros cambios se harán en las empresas estatales con el objetivo de recortar gastos en 800 millones de euros. Además, se preven recortes de 2.100 millones de euros en la salud pública, el aumento del IVA sobre los alimentos del 11 al 23%, la reducción de la evasión de impuestos, que aportará unos 1.600 millones, la reducción de gastos en defensa en unos 500 millones y la evaluación de la propiedad inmobiliaria del Estado, que agregará unos 600 millones.

Protestas en la calle y huelga

Sin embargo, prevé la reducción del IVA del 11% al 6,5% en hostelería para impulsar el turismo, una de las mayores industrias del país. Las recomendaciones del FMI al Ejecutivo socialista griego son que las reformas fiscales se lleven a cabo de manera firme para garantizar una consolidación duradera, que dé un énfasis especial al fortalecimiento del sistema tributario y a la gestión de las finanzas públicas.

Los comunistas auturan protestas por las políticas de austeridad Las autoridades griegas se han comprometido a reducir el déficit fiscal en 30.000 millones de euros en cinco años, de los 36.000 millones en 2009 a los 6.000 millones de euros en 2014. El partido mayoritario de oposición conservadora Nueva Democracia, que votó contra los presupuestos, culpó al Ejecutivo socialista de ser incapaz de gestionar la crisis y que no quiere ser "cómplice" en la inminente quiebra del país.

El partido Comunista de Grecia (KKE) votó contra los presupuestos y pronosticó que el pueblo responderá a las políticas de austeridad con protestas en las calles y con huelgas. Durante esta semana el país vivió la octava huelga general de 24 horas de este año y Atenas se ha visto afectada a diario por huelgas totales o parciales del transporte urbano y de los ferrocarriles al resto del país en protesta contra los recortes previstos dentro de las medidas de ahorro estatal.