Michail Bletsas
Michail Bletsas es el responsable de telecomunicaciones del proyecto 'Un portátil para cada niño'. 20minutos.es

El Palacio de Ferias y Congresos de Málaga albergará hasta el viernes estas jornadas, a las que se han inscrito más de 4.000 personas, según la organización. En las mesas y talleres se debate sobre el futuro de los programas informáticos de libre distribución en empresas y administraciones públicas. Así estas entidades se ahorran el pago de las licencias de software que han sido desarrolladas por grandes corporaciones. 

ENTREVISTA A MICHAIL BLETSAS, Responsable de telecomunicaciones del grupo de trabajo 'Un portátil para cada niño'

Michael Bletsas afirma que su empeño de llevar un portátil a todos los niños del mundo, incluidos los que no tienen nada, servirá para paliar la desigualdad. Confirma que el Instituto de Tecnología de Massachussets tendrá listo un nuevo prototipo de ordenador a finales de verano. ¿Lo revolucionario? Costará unos 100 dólares

Bletsas ha inaugurado hoy las ponencias de la segunda Conferencia Internacional de Software libre de Málaga.

P: ¿Cómo podrán ser tan baratos esos portátiles?

R: Los ordenadores funcionarán con el sistema operativo Linux en lugar de otros programas informáticos comerciales. Gracias a esto, también podemos optimizar la estructura y los componentes internos de las máquinas. Los gastos en publicidad suponen la mitad del coste final de un ordenador, así que también nos los ahorraremos porque serán los gobiernos los se encarguen de la distribución.

P: ¿Tendrán un aspecto distinto?

R: Más pequeños. La pantalla será en blanco y negro y permitirá la lectura a pesar de que impacte la luz solar, al contrario que ocurre con los modelos actuales.

P: ¿Cuántos países se han interesado por este proyecto?

R: Actualmente trabajamos con Tailandia, Egipto, Nigeria, Brasil y Argentina. Los gobiernos deben pagar 100 dólares y el montaje. Creo que nuestra idea es necesaria en todas partes, tanto en el tercer mundo como en los países desarrollados.

P: ¿Y qué pretenden conseguir?

R: Que los niños del tercer mundo dispongan de esta herramienta durante su educación. En el proceso de aprendizaje de los pequeños es tan importante que se relacionen con el profesor como que lo hagan entre los propios alumnos. Y la interactividad se facilitará con los portátiles. Además, un ordenador es una ventana al mundo.

P: En los países pobres, ¿cómo se superará la falta de electricidad?

R: Los ordenadores llevarán incorporados una manivela que podrá accionarse para generar la energía que consume el portátil. Aunque estamos trabajando en un pedal con la misma función porque es más cómodo. También pretendemos que los ordenadores puedan conectarse entre sí y a Internet.

P: ¿Cómo lo harán donde no existe ni siquiera teléfono?

R: Las tecnologías que no requieren cables (como el WiFi) lo harán posible. Y si uno de nuestros ordenadores dispone de conexión a Internet, otros muchos podrán utilizar esa máquina para navegar.

P: ¿Alguien está dificultando el desarrollo de estas iniciativas? ¿Grandes empresas?

R: No. Algunos están en contra de los medios que utilizamos para llevarla a cabo, pero nadie se opone a nuestra idea. Es más, en nuestro equipo pensamos que las empresas privadas deberían superarnos. Pero parece que por ahora no están interesadas en seguir nuestra línea de trabajo.