Michael Winterbottom
Michael Winterbottom atiende a los medios en la Berlinale (Foto: Reuters) Reuters

En Guantánamo hay más de quinientos presos, entre ellos media docena de niños

"En Guantánamo hay más de quinientos presos, entre ellos media docena de niños. Muchos llevan allí varios años, pese a no existir cargos en su contra", dijo Winterbottom tras la protección de la cinta con la que este año aspira a los Osos de la Berlinale.

Winterbottom, que compareció ante la prensa con dos de los cuatro protagonistas de su película, todos ex presos en la base militar estadounidense en territorio cubano, explicó que su objetivo en esta cinta era recordar, en noventa minutos, que Guantánamo sigue allí.

"Esta película no es antiamericana o antibritánica y tampoco es una historia entre buenos y malos. Mi pretensión era, simplemente, contar qué sucede en la base de Guantánamo a través del testimonio de quienes estuvieron allí", agregó.

Winterbottom pone imágenes a las vivencias de cuatro jóvenes británicos de origen paquistaní que viajan a Karachi para asistir a la boda de uno de ellos y terminan siendo capturados junto a cientos de supuestos talibanes y simpatizantes de Al Qaeda en Afganistán, país al que deciden viajar "por curiosidad" y ayudar, no saben muy bien cómo, a los hermanos musulmanes que allí sufren.

 

Winterbottom, con los actores (Foto: Reuters)

 

Fuimos liberados, pero en ningún papel figura que éramos inocentes

"Ha sido muy difícil revivir todo lo que sucedió, pero al mismo tiempo era necesario", afirmó Shafig Rasul, ex preso de Guantánamo, donde permaneció aislado del mundo durante dos años sin cargos.

"Un buen día fuimos liberados, pero en ningún papel figura que éramos inocentes", agregó Rasul, quien, como sus compañeros de pesadilla, Ruhel Ahmed, Waqar Siddiqui y Farhad Hardun, nunca podrá olvidarse de Guantánamo ni de quienes siguen allí.

Para todos ellos, contar su historia en primera persona y con su propio cuerpo era "vital", dijo Rasul, quien, en nombre de sus compañeros y de los cientos de presos que han pasado por Guantánamo pidió el cierre inmediato de ese lugar.

"Guantánamo tiene que ser cerrado inmediatamente. Ese lugar es contrario a los derechos humanos", denunció Rasul, sumándose con ello al llamamiento que formula en ese sentido un grupo de expertos la ONU, según el borrador de un informe divulgado hoy.

Varios periodistas aprovecharon la rueda de prensa en la Berlinale para interesarse por la suerte de presos en Guantánamo de sus países de origen, inquietudes a las que los ex presos británicos respondieron pausadamente: "Sí, le conozco (...) lo pasó mal (...) no sé si fue sometido a abusos sexuales".

Ser árabe equivale en Guantánamo a pertenecer a Al Qaeda

Ahmed y Rasul contaron que el hecho de hablar inglés les ayudó en Guantánamo -"las reglas eran las mismas, pero al menos nosotros las entendíamos"-, algo muy distinto a los presos árabes: "Ser árabe equivale en Guantánamo a pertenecer a Al Qaeda".

El retorno al Reino Unido no fue tan fácil como imaginaban, pues según Rasul, sus "familias tuvieron menos apoyo del que hubiera sido deseado".

"Esperábamos un apoyo mayor de la comunidad musulmana de nuestra ciudad. Muchos incluso ahora tiene la actitud de no querer saber nada de nosotros", declaró Rasul, quien no por eso dudó de su fe, pues "el Islam me ayudó a sobrevivir el infierno de Guantánamo".

"Confiaba en que aquello tendría un fin. Sólo necesitaba fe y paciencia", agregó el ex preso, quien como sus compañeros de viaje, recalcó que su religiosidad se fortaleció en Guantánamo, algo que "nunca lograremos olvidar".

           NOTICIAS RELACIONADAS