Julián Muñoz
El ex alcalde de Marbella Julián Muñoz, a su llegada a la Audiencia Provincial de Málaga, donde se reanuda el juicio del 'caso Malaya'. EFE

El presunto cerebro de la trama de corrupción descubierta en el 'caso Malaya', Juan Antonio Roca, ha asegurado este martes que Julián Muñoz, entonces primer teniente de alcalde de Marbella, se limitó a firmar un convenio urbanístico cuyas condiciones había establecido antes el alcalde, Jesús Gil.

Roca, que ha demostrado durante su declaración un conocimiento exhaustivo del sumario, ha manifestado que fue Julián Muñoz quien suscribió el convenio que permitió aumentar la edificabilidad de una parcela en Puerto Banús, cuya venta supuso en un año, según la Fiscalía, un beneficio de 6 millones de euros para cuatro de los procesados en esta causa.

A preguntas del abogado de la Junta de Andalucía, que ejerce la acusación popular en este caso, sobre la intervención que tuvo Muñoz, el principal acusado del 'caso Malaya' ha respondido "ir a firmar", y ha explicado que lo hacía cuando lo llamaba el alcalde porque éste "no firmaba nada".

En la segunda jornada de comparecencia de Roca, el ex asesor de Urbanismo del Ayuntamiento de Marbella ha respondido también a las cuestiones planteadas por el abogado que representa a este Consistorio.

Respuestas sobre su implicación

Ante la insistencia de este letrado sobre los cheques bancarios con los que Roca hizo su aportación para formar parte de la sociedad Lispag (constituida en 2001 en Suiza mediante administradores fiduciarios para hacerse con la española Yambali, propiedad de la mencionada parcela) el presidente del tribunal, José Godino, ha celebrado un careo con Pedro Román y Juan Hoffmann, ambos acusados.

Roca ha dicho que nunca fue empleado directo del Ayuntamiento de Marbella ni ha formado parte del GIL Roca ha reiterado que aportó a Román cuatro cheques bancarios y 50.000 euros en efectivo que sumaban 742.000 euros de su aportación, correspondiente al 15% de la inversión en Lispag, y Román, que no recuerda cuántos talones fueron, ha insistido en que Roca "pagó hasta la última peseta".

En relación con la venta del 90% de las participaciones de Yambali al empresario granadino José Ávila Rojas, ha manifestado que supo que éste era el comprador cuando la operación "ya estaba negociada y acordada" porque quien "tripulaba" la sociedad era el promotor inmobiliario y ex edil Pedro Román, que tenía el 62,5% de las acciones.

Sobre su papel en Planeamientos 2000, la empresa municipal encargada de la elaboración de la revisión del plan de ordenación urbana de Marbella, ha concretado que fue su gerente desde 1992 hasta 1995, año en el que se modificaron sus estatutos y pasó a ser apoderado de la misma.

En otro momento del juicio, ha aclarado que nunca ha sido empleado directo del Ayuntamiento, ni funcionario, y que no ha formado parte del Grupo Independiente Liberal (GIL, fundado por Jesús Gil), ni ha votado a este partido.

El presidente del tribunal que enjuicia el 'caso Malaya' ha acordado que comparezca al final de la sesión del martes el tasador José Mora para dar tiempo a la defensa de Roca, que se enfrenta a 30 años de prisión en este proceso, a preparar su interrogatorio para mañana.

Mora ha declarado que Roca era quien firmaba sus contratos laborales pero que no le daba "instrucciones" sobre las tasaciones, y respecto a la operación urbanística que se investiga ha dicho que hizo su informe antes del convenio, pese a que figure en el documento una fecha posterior.

Consulta aquí más noticias de Málaga.