Esto implicará un alza de los precios, de tal forma que el agricultor está ya vendiendo el litro de aceite de oliva virgen extra a más de cuatro euros. Esta subida retraerá las ventas en el mercado, que se desviará hacia otros aceites vegetales.