El Senado de EE UU aprueba derogar la ley de discriminación homosexual en el ejército
La senadora demócrata de Nueva York Kirsten Gillibrand (centro) habla durante una rueda de prensa tras el bloqueo al proyecto de ley 'Don't Ask Don't Tell' de parte del Senado. EFE

El Senado ha votado este sábado a favor de revocar la llamada política Don't Ask, Don't Tell (DADT, 'No Preguntes, No lo Cuentes') que prohíbe a los militares homosexuales dar a conocer su condición sexual. Tras la aprobación de la iniciativa en la Cámara de Representante, sólo resta que el presidente, Barack Obama, la convierta en ley para hacerla efectiva.

La ley DADT, impulsada bajo la presidencia de Bill Clinton en 1993, impedía a los soldados abiertamente homosexuales servir en las Fuerzas Armadas del país, provocando desde entonces la expulsión de unos 13.500 militares.

El respaldo a la derogación, por 65 votos a favor y 31 en contra, llegó sólo unas horas después de que la Cámara alta diera, en un voto de procedimiento, un sólido apoyo a clausurar el debate y realizar la votación, por lo que se esperaba la aprobación de la iniciativa.

Un acuerdo histórico

"No me importa a quién ames. Si amas bastante a este país para arriesgar tu vida por él, no deberías tener que esconder quién eres", argumentaba al inicio del debate el senador demócrata Ron Wyden.

"Con la eliminación del 'Don't Ask, Don't Tell' nuestra nación ya no se verá privada del servicio de miles de estadounidenses patrióticos obligados a dejar las Fuerzas Armadas pese a años de desempeño ejemplar porque resulta que son gays", afirmó este sábado Obama.

El presidente añadió que, además, la abolición de la medida permitirá que otros muchos miles dejen de tener que mantener una mentira para ser capaces de servir al país.

Los que respaldan la iniciativa

Esta medida histórica, comparada por algunos al fin de la discriminación racial en el Ejército, es una de las últimas iniciativas que aprobará el Congreso en su actual configuración, con mayoría demócrata, ya que en enero comenzará a funcionar el de mayoría republicana surgido de las elecciones legislativas de noviembre.

Grupos de defensa de los derechos de los homosexuales, como Human Rights Campaign, celebraron el desenlace en el Senado, al señalar que leyes discriminatorias como 'Don't Ask, Don't Tell' pasarán a formar ahora parte de la historia.

Pese a la aprobación del Congreso y la que se espera sea una inminente promulgación de la ley, los cambios no entrarán inmediatamente en vigor. Algunos observadores han pronosticado que podría ser necesario un año antes de que la ley de la Presidencia de Clinton sea eliminada definitivamente.

Los que se oponen a ella

La derogación ha sido aprobada con el voto favorable de algunos republicanos, pero otros rechazan la medida por coincidir con una etapa de guerra. "En medio de un conflicto militar, no es el momento de hacerlo", indicó el senador Saxby Chambliss, republicano por Georgia.

Entre los opositores de la medida destaca el senador republicano por Arizona John McCain, rival de Obama durante las elecciones presidenciales de 2008, quien considera perjudicial el impulsar una iniciativa de este tipo en tiempos de guerra.

Pese a que en general las Fuerzas Armadas respaldan la medida, el informe publicado en noviembre por el Pentágono revela que las unidades de combate y los marines se oponen mayoritariamente a ella.