El alcalde de Mieres, Luis María García, reconoció hoy en rueda de prensa que el ayuntamiento está "en una mala situación económica" aunque incidió en que ésta no es una excepción ya que la mayoría de administraciones locales se encuentran en un mal momento como consecuencia de la crisis global.

El primer edil cifró las deudas municipales con los bancos en 16 millones de euros y dejó claro que tanto las amortizaciones comos los intereses de estos créditos se pagan siempre en plazo. Además, reconoció que existen deudas con los proveedores y señaló que éstas ascienden a unos nueve millones de euros. En este sentido, García explicó que "nos falta dinero que nos tienen que dar otras administraciones".

"Son ocho millones sin recibir que están creando una situación de tesorería preocupante que pagan los proveedores", indicó el alcalde mierense, que dejó claro que no están en riesgo ni las nóminas de los trabajadores ni los gastos ordinarios del consistorio. De hecho, García planteó que la administración local mierense cerrará el año con un nivel de deuda inferior al 75 por ciento del presupuesto, el máximo marcado a nivel nacional, por lo que pidió evitar alarmar a los vecinos. De esta manera, respondió a las críticas recibidas en los últimos días por parte de la oposición a la gestión económica y financiera que está realizando el equipo de Gobierno.

Luis María García incidió en que los problemas de Mieres son similares a los de otros ayuntamientos y dejó claro que con el nivel de endeudamiento del ayuntamiento es posible seguir pidiendo créditos. No obstante, matizó que es posible que no se soliciten nuevos préstamos para inversión ya que el Gobierno local estudia la posibilidad de no impulsar grandes obras y aprovechar las partidas pendientes de proyectos con inversión autonómica o de fondos mineros para seguir desarrollando actuaciones de interés en el concejo.

Consulta aquí más noticias de Asturias.