Gays en el Ejército de EE UU
El activista Jason Barnaby viste una camiseta apoyando la veda a homosexuales en el ejército. JIM LO SCALZO / EFE

La Cámara de Representantes de EEUU aprobó este jueves por abrumadora mayoría la revocación de una ley de 1993 que prohíbe a los homosexuales prestar servicio militar, aunque la medida espera su voto en el Senado.

Con 250 votos a favor y 175 en contra, los legisladores aprobaron levantar la veda a soldados homosexuales en las postrimerías de la sesión 111 del Congreso.
Obama alabó la decisión de la Cámara
Una medida similar en el Senado fue presentada por el senador independiente Joe Lieberman, pero aún no tiene fecha para su votación.

En un comunicado, el presidente de EE UU, Barack Obama, alabó la decisión de la Cámara y aseguró que el proceso contenido en esta legislación "permitirá una abolición responsable y sin problemas" de la ley actual, de modo que "se mantenga el orden y la disciplina en nuestras filas".

"Continuar con esta abolición no sólo es lo adecuado, sino que también dará a nuestros militares la certeza y la claridad que merecen" para abordar el asunto, indicó Obama, que aseguró que "debemos garantizar que los estadounidenses dispuestos a arriesgar su vida por su país reciben un trato igual y justo de su país".

Por su parte, la presidenta de la Cámara baja, Nancy Pelosi, afirmó que "tenemos una oportunidad para votar una vez más para cerrarle la puerta a una injusticia fundamental en nuestra nación".

"Espero que podamos alentar al Senado a que tome una medida que se debió haber tomado hace mucho", subrayó.

Continuar con esta abolición  dará a nuestros militares la certeza y la claridad que merecen
El portavoz del Pentágono, Geoff Morrell, dijo que el secretario de Defensa, Robert Gates, está "complacido" con el voto y alienta al Senado a que la apruebe antes de que concluya la sesión actual del Congreso.

La aprobación de la medida permitirá que el Pentágono ponga en marcha un plan cuidadoso y "responsable" para la aplicación de lo que sería la nueva política, "en vez de arriesgar un cambio abrupto como resultado de un dictamen de los tribunales", explicó Morrell.

La ley de 1993, conocida en inglés como "Don't ask, don't tell" (DADT) -algo así como "No preguntes y yo no te cuento"- prohíbe abordar la orientación sexual de los soldados y los homosexuales pueden dar servicio militar siempre y cuando no divulguen su condición.