Antza y Anboto
Image de archivo de Mikel Albisu, 'Mikel Antza', y su compañera, María Soledad Iparraguirre, 'Anboto', EFE

La fiscalía francesa pidió este martes 30 años de cárcel para Mikel Albisu, Mikel Antza, y María Soledad Iparraguirre, Anboto, por considerarlos dirigentes etarras cuando fueron detenidos en 2004, el primero jefe del aparato político y la segunda del financiero.

El fiscal Jean-François Ricard también solicitó ante el Tribunal de lo Criminal de París que dos tercios de esa pena -la máxima posible por los delitos de los que están acusados- sean de cumplimiento efectivo, y que una vez que salgan de la cárcel sean expulsados de forma definitiva de Francia. A Antza se le considera jefe del aparato político, a Anboto, del financiero

Ricard requirió 20 años de cárcel para otros de los encausados, Juan Cruz Maiza, en tanto que "corresponsable del aparato logístico" al menos en el periodo 2002-2004, durante el que estuvo a cargo de los escondites donde ETA tenía los arsenales de armas y explosivos en Francia.

Para los otros siete encausados en este proceso que comenzó el 15 de noviembre, todos ellos dueños de propiedades en las que la banda terrorista escondía algunos de sus arsenales, las condenas pedidas por la fiscalía fueron de cinco a quince años de prisión.