La Ordenanza de Quioscos facilitará el acceso a los puntos de venta permitiendo más productos y descansos semanales

Se sacan de la norma los criterios sociales para la adjudicación, que se abordarán en los pliegos de condiciones de cada concurso

La nueva Ordenanza Municipal de Venta de Periódicos y Quioscos facilitará el acceso a los puntos de venta, permitiendo más productos así como un día de descanso semanal y vacaciones. Se sacarán de la norma los criterios sociales para la adjudicación, que se abordarán en los pliegos de condiciones individuales para cada concurso.

Así lo ha avanzado el concejal de Movilidad, Domingo Dorado, quien, junto con el presidente de la Asociación de Quiosqueros de Logroño, Enrique Oyaga, han dado cuenta de los principales aspectos de la modificación de la actual normativa, que data del año 2006, "y que se está haciendo en contacto con el sector".

Según ha dicho el concejal, "la actual norma es bastante nueva, pero se ha ido viendo el abandono de quioscos y las dificultades para que la gente se hiciera cargo de uno nuevo, con lo que hemos detectado un problema, porque los quioscos son un servicio público para los ciudadanos".

En este sentido, ha incidido en que la modificación de la Ordenanza "se ha planteado conjuntamente con la Asociación, con los argumentos muy claros por todas las partes". Como objetivo principal de los cambios, Dorado ha apuntado "hacer más interesante el quiosco para el quiosquero".

Así, ha señalado que "no es la concesión y ya está, hay que hacer una fuerte inversión y luego está contar con luz, con los contratos para el suministro de los productos y otros temas". Por ello, se intenta "beneficiar" a los posibles concesionarios, "eliminando trabas".

En primer lugar, ahora los puntos de venta se darán por concesión "una figura más garantista, que da más seguridad que la anterior autorización".

Del mismo modo, se autoriza la venta de más productos, entre los que ha citado títulos de transporte, tarjetas de telefonía, productos turísticos como mapas, pequeños consumibles de tipo informático, golosinas envasadas, agua embotellada, pañuelos de papel o coleccionables con pequeños libros y vídeos.

Hasta ahora, la Ordenanza no permitía el cierre ni por vacaciones ni por descanso semanal, dos situaciones que, en la modificación, se reconocen, "tanto un día de cierre por semana, como la posibilidad de coger vacaciones, luego ya queda en manos del quiosquero si tomárselas o no".

Respecto a los horarios, se amplían las posibilidades, ya que se podrá abrir de 6 de la mañana a 8 de la tarde, "siempre que se cumpla con la obligatoriedad de hacer ocho horas, como cualquier otro trabajador", cuando hasta ahora, la jornada marcada en la Ordenanza era de 10 horas.

Igualmente, se podrá abrir en ángulo recto las puertas del quiosco, siempre que se deje paso suficiente para los peatones, y, en el espacio creado entre estas puertas, se podrán colocar expositores. Además, la Junta de Gobierno fijará unas nuevas dimensiones para el armario exterior para la prensa, "que es de 40 centímetros y en el que, curiosamente, no cabe un periódico".

Se dará prioridad a la hora de conceder un nuevo quiosco a quien ya tenga una concesión en alguna zona apartada o del extrarradio, "para que pueda tener una oportunidad de mejorar el negocio". Si no se produce este traslado, se sacará una nueva licitación. También se podrán producir traspasos o, si un punto se abandona "el Ayuntamiento podrá rescatarlo o incluso eliminarlo".

Criterios sociales.

Dorado ha apuntado que, en el caso de los criterios sociales para la concesión, un aspecto que se elimina de la norma y que fue criticado por el grupo popular, "lo que se hace es flexibilizar estos criterios, que están demasiado cerrados en la norma actual".

Así, ha puesto el ejemplo de que "en los últimos quioscos y dada la situación económica, se quiso dar prioridad a parados o a familias monoparentales, pero no se pudo hacer". Por ello, ahora se establece que, en cada pliego de condiciones para una autorización, se introduzcan los criterios sociales "más oportunos a cada momento".

Por su parte, Enrique Oyaga se ha mostrado cauto al valorar la modificación, que ha tachado de "decente, pero con mucho por mejorar", especialmente en los años de concesión, 15 en principio prorrogables de 3 en 3 hasta un máximo de 30 años. Esta cifra podría dejar, a su juicio, a personas "con 60 años en la calle, después de estar 30 vendiendo periódicos".

Por eso, ha anunciado que la Asociación va a presentar alegaciones a la norma "para buscar una fórmula jurídica por la que poder garantizar una vida laboral, sobre todo a la gente más joven, para que no se quede sin trabajo a 4 ó 5 años de jubilarse". En este momento, existen 15 quioscos abiertos en Logroño, mientras que otros 8 están cerrados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento