El Senado veta los Presupuestos de 2011 y los devuelve por cuarta vez en democracia al Congreso

  • La Cámara Alta debatió este lunes los vetos a la totalidad de las cuentas de PP, CiU, ERC, ICV y BNG: la votación se resolvió por 138 votos a favor y 124 en contra.
  • La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, ha defendido los PGE resaltando que suponen un "apoyo" a los más afectados por la crisis.
  • El Ejecutivo ha planteado un calendario para que el debate de las pensiones en comisión no se demore 'sine die': la reforma se aprobará el 28 de enero.
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, durante una de sus intervenciones en el pleno del Senado.
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, durante una de sus intervenciones en el pleno del Senado.
EFE

Los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año vuelven al Congreso. Tras debatir los vetos a la totalidad de PP, CiU, ERC, ICV y BNG, el pleno del Senado ha aprobado el cuarto rechazo de la democracia a las cuentas del Ejecutivo para 2011: la votación del primer veto, el de BNG, se resolvió por 138 votos a favor y 124 en contra, por lo que no hizo falta continuar.

Hace apenas diez días, los votos de PP, CiU y BNG sacaron adelante también el veto presentado por la formación política gallega e impidieron su trámite en la Comisión correspondiente. En el pleno, los 123 escaños de PP, los siete de CiU, los cuatro de ERC, los dos de ICV y el del BNG suman 137 escaños, lo que supera por cinco senadores la mayoría absoluta requerida para que prosperara este rechazo.

Salgado defiende sus cuentas

Antes de que comenzara el debate, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, ha defendido las cuentas del Ejecutivo resaltando que suponen un "apoyo" a los más afectados por la crisis, entre otras cosas.

Así, ha señalado como reformas estructurales pendientes la del sistema educativo y la del sector energético, toda vez que la reforma del sistema de pensiones tiene fecha cierta y la reforma laboral y la del sistema financiero ya están en marcha.

La ministra subrayó que la reforma de la educación y del sector energético son esenciales para hacer más competitiva la economía española y recordó que el Gobierno sigue trabajando para llegar a un acuerdo político en estas materias.

La reforma laboral, en marcha

En lo que respecta al sistema de pensiones, Salgado dijo que el Ejecutivo ha planteado un calendario para que el debate en la comisión parlamentaria de seguimiento del Pacto de Toledo no se demore sine die, lo que implica que el 28 de enero será aprobada esta reforma.

De la reforma laboral apuntó que ya está en marcha, aunque reconoció que sus resultados sólo serán visibles cuando la recuperación económica cobre intensidad. Sobre los cambios realizados en el sistema financiero, destacó que el nuevo mapa del sector de cajas está decidido, si bien todavía queda que las nuevas entidades decidan en las próximas semanas cuál va a ser su estructura.

De esta forma, Salgado ha vuelto a defender en la Cámara Alta que las reformas estructurales, unidas a la reducción del déficit público, son imprescindibles para seguir avanzando hacia una recuperación duradera de la economía y para prevenir que futuras crisis sea tan "virulentas" como la actual.

Reducción del déficit al 6%

En su opinión, la consolidación fiscal es una de las líneas básicas para entender los presupuestos del próximo año, ya que el objetivo de reducir al 6% del PIB el déficit público es prioritario e ineludible.

La vicepresidenta ha insistido en que lograr ese objetivo es fundamental para proteger la economía española del contagio de las tensiones en los mercados financieros y ha destacado el compromiso de las administraciones territoriales -comunidades autónomas y ayuntamientos- en la consecución de esa meta.

Asimismo, ha incidido en que la austeridad presente en los presupuestos alcanza a todas las partidas, pero ha reiterado que es selectiva al mantenerse el gasto social y conservar la partida en I+D+i. A su juicio, los presupuestos servirán para lograr la consolidación fiscal, compatible con la cohesión social e impulsora de los avances de las reformas estructurales para cambiar el modelo productivo y facilitar la recuperación.

"Hermosas palabras"

El PP, CiU, BNG, ERC e ICV defendieron, por su parte, la devolución al Congreso de los presupuestos por considerar que se basan en un escenario macroeconómico irreal y que no traerán la recuperación económica.

El senador del PP Francisco Utrera afirmó que las cifras han mostrado ya la falta de consistencia de los PGE y agregó que la partida destinada a la prestación por desempleo no demuestra su matiz social. Asimismo, ironizó sobre la intervención de Salgado y sus "hermosas palabras" sobre un nuevo modelo de crecimiento, y dijo que sólo le faltó hablar "de los pájaros y las flores que se comerán los brotes verdes".

También pidió responsabilidad a los socios del Ejecutivo, PNV y CC, para que apoyen los vetos. El veto propuesto por CiU fue defendido por el senador Jordi Vilajoana, que justificó la oposición de su grupo a los presupuestos en su "poca ortodoxia macroeconómica" y lamentó que la política económica del Gobierno vaya a remolque de las exigencias de las instituciones europeas e internacionales.

Para CiU, la prioridad debería ser aumentar la base tributaria de la economía, ya que se necesitan "más empresas y más empleos que paguen impuestos". Asimismo, subrayó el incumplimiento de las inversiones previstas en el Estatuto de Cataluña, ya que no sólo se destina menos dinero del pactado, sino que la ejecución de lo presupuestado sólo llega al 75%, con lo que "cada cuatro años las inversiones le salen gratis al Estado".

Nulo compromiso social

El portavoz del BNG, Xose Manuel Pérez Bouza, justificó, por su parte, el veto a los presupuestos por dar cobertura a las políticas de duro ajuste, económico y laboral, aprobadas por el Gobierno. Además, subrayó el nulo compromiso social de las cuentas y el hecho de que impedirán la recuperación económica y al cambio de modelo productivo.

Desde ERC, Josep Maria Esquerda, señaló, al igual que CiU, que los presupuestos no cumplen con el Estatuto catalán y aseguró que los presupuestos de 2011 son los más antisociales de mandato socialista y señaló que le da pena que esta autodenominada izquierda actúe de esta manera.

En términos similares defendió su veto el senador de ICV Jordi Guillot, quien insistió en que los presupuestos suponen un recorte de derechos sociales y lamentó la última decisión del Gobierno de no volver a prorrogar en febrero la ayuda de 426 euros para los parados sin cobertura.

"Solidez" del sistema español

Antes de comparecer, la vicepresidenta subrayó que está "absolutamente segura" de la solidez del sistema financiero español, en respuesta a la visión más pesimista de la agencia de medición de riesgos Moody's sobre la banca, que ha resaltado las dificultades de acceso a la financiación y las presiones que persisten sobre la capitalización y la rentabilidad de estas entidades.

Salgado indicó que las pruebas de solvencia de la banca española han sido muy rigurosas y han dado unos resultados muy diferentes, y añadió que el Banco de España en su último informe sobre el sector bancario español dice también "algo muy distinto".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento