UE y Marruecos ratifican el nuevo acuerdo agrícola y pesquero con el temor del sector español

  • Significa una liberalización recíproca del comercio para la segunda mitad de 2011.
  • Perjudica a los agricultores españoles (en productos como el tomate), que tendrán que competir con unas importaciones marroquíes a bajo precio.
  • La ministra española de Medio Ambiente asegura que ya hay "medidas" en marcha para minimizar el impacto de este convenio en los cultivos españoles.
  • El pacto es ventajoso para los países europeos para el envío de conservas, lácteos y cereales al mercado marroquí.
  • El acuerdo es "dañino" para los agricultores.
  • La agricultura española se juega su futuro.
El edificio de la Comisión Europea de Bruselas, en una imagen de archivo.
El edificio de la Comisión Europea de Bruselas, en una imagen de archivo.
ARCHIVO

El Consejo de ministros de la Unión Europea (UE) y Marruecos ratificaron este lunes el nuevo acuerdo de liberalización comercial agrícola y pesquera, un segundo acuerdo para crear un mecanismo de resolución de disputas comercial y un tercero en virtud del cual Rabat se garantiza la participación en los programas comunitarios.

El acuerdo de libre comercio, que prevé "la liberalización recíproca de productos agrícolas y pesqueros", fue firmado por el viceprimer ministro y ministro de Asuntos Exteriores belga, Steven Vanackere, por parte europea y por el ministro de Agricultura marroquí, Azis Akhenouch, según confirmaron fuentes oficiales europeas.

El acuerdo (cerrado en 2009, pero pendiente del visto bueno de la Eurocámara y el Parlamento marroquí) incluye una ampliación del calendario y los cupos de entrada de producción de tomate marroquí al mercado comunitario, lo que ha sido fuertemente criticado por los agricultores españoles, especialmente de Andalucía y Murcia.

Tras el acto de este lunes, solamente falta que el Parlamento Europeo dé su visto bueno al acuerdo para que termine la aprobación formal por parte de la UE y pueda aplicarse, lo que está previsto por lo menos, para la segunda mitad de 2011.

"Dañino" para los agricultores españoles

El arreglo preocupa especialmente a los productores de zonas españolas como Almería, Murcia, Canarias o la Comunidad Valenciana, pues temen la competencia desleal por el incremento de importaciones marroquíes a bajo precio, que coinciden con las frutas y verduras españolas en el calendario de comercialización. Para los europeos, el pacto es ventajoso sobre todo para sus envíos de productos transformados, como conservas, lácteos y cereales al mercado del país norteafricano.

Las organizaciones agrarias han indicado que es un acuerdo "dañino" para el sector hortofrutícola español, especialmente de Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana, y que tampoco mejorará las condiciones de producción en Marruecos, desde el punto de vista laboral, social y medioambiental, o cuanto al uso de fitosanitarios.

El vicepresidente de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja), Cristóbal Aguado, ha asegurado que la Unión Europea (UE) ha traicionado con el acuerdo a los intereses de los agricultores con la "complicidad" de un Gobierno -el español- "que se ha bajado los pantalones" y pide que se ponga fin a la "venda de conveniencia" que impide reconocer que Marruecos "nunca" ha cumplido los tratados.

Según Aguado, se pone "a los pies de los caballos" al sector, puesto que "centenares de familias de agricultores deberán cambiar de profesión", por lo que exige "marcha atrás" para el acuerdo o que se arbitren medidas negociadas con las organizaciones agrarias para paliar los daños económicos y la pérdida de miles de empleos.

El caso del tomate

En el caso de "los productos sensibles" para algunos Estados miembros, por ejemplo, en el caso del tomate español, las partes negocian anualmente cupos de entrada de tonelaje, un modelo que las partes revisarán en un plazo de tres años, una vez entre en vigor el acuerdo, han indicado fuentes del Ejecutivo comunitario.

La UE permite la entrada de 233.000 toneladas de tomate marroquí con un arancel especia y, en virtud del nuevo acuerdo, el gravamen reducido se aplicará a 254.000 toneladas en el primer año tras su entrada en vigor, y de 285.000 a partir del cuarto año.

A su llegada al Consejo de ministros de Pesca de la UE, la ministra del ramo Rosa Aguilar ha asegurado que habrá un seguimiento "exhaustivo" del impacto del acuerdo comercial con Rabat y que existen medidas "en marcha" para minimizar el impacto de este convenio en los cultivos españoles. Además, ha recalcado que este convenio, muy criticado por los agricultores españoles que temen pérdidas, no entrará en vigor hasta al menos 2011.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento