El hijo mayor del banquero Bernard Madoff, ahora en prisión tras perpetrar el fraude más costoso de la historia, ha sido hallado muerto, ahorcado, por circunstancias todavía sin esclarecer en su lujoso piso del barrio neoyorquino del SoHo (Manhattan), según informa la cadena NBC.

Mark Madoff, de 45 años, era el mayor de los dos hijos del banquero y nunca fue acusado del delito de fraude por el que su padre cumple pena de prisión, de 150 años tras declararse culpable de estafar a sus inversores una cantidad aproximada de 50.000 millones de dólares.

El fallecido era actualmente jefe de operaciones de la consultoría Black Umbrella, empresa fundada por su prometida, Catherine Hooper, tras el escándalo, según The Wall Street Journal.

La muerte se produce exactamente dos años después de que Bernard Madoff quedara detenido, el 11 de diciembre del 2008, tras confesar su fraude a su familia.

En un comunicado distribuido este sábado por los medios estadounidenses, uno de los abogados de Mark Madoff y de su hermano Andrew, Martin Flumenbaum, indicó que "Mark se quitó la vida hoy. Es una tragedia terrible e innecesaria".

"Mark fue una víctima inocente del monstruoso delito de su padre que sucumbió a dos años de presión incesante, calumnias y acusaciones falsas. Nos encontramos muy entristecidos por este terrible acontecimiento", agregó.

Mark y Andrew recibieron esta semana una nueva demanda presentada por Irving Picard, el fideicomiso nombrado por los tribunales para recuperar los mayores fondos posibles para las víctimas tras la estafa de Bernard Madoff, valorada en cerca de 50.000 millones de dólares (37.800 millones de euros).