Las multas a locales de ocio caen un 43% en plena crisis económica

  • La Generalitat Valenciana pone 827 sanciones por abrir sin licencia, cerrar tarde o por ruido excesivo.
  • Lo achaca a una mayor concienciación.

El miedo a las sanciones económicas, la mayor concienciación o quizá una cierta relajación de la actividad inspectora en época de crisis han hecho descender un 43% en sólo un año las multas a locales de ocio en la Comunitat Valenciana. Han pasado de 1.465 en los diez primeros meses de 2009 a 827 en el mismo periodo de este año.

La tesis que defiende la Conselleria de Gobernación para justificar una caída tan pronunciada es que los dueños de pubs y discotecas «están cada vez más concienciados y se cumplen los horarios y aforos», lo que revierte en un mayor equilibrio entre ocio y descanso. Del total, 64 sanciones fueron catalogadas como muy graves y 763 como graves.

Las multas más numerosas tienen que ver con la celebración de actividades sin licencia o autorización (212 sanciones); 179 fueron por incumplir el horario de apertura y cierre; 166 por carecer de seguro, y otras 89 por incumplir condiciones sanitarias o de seguridad.

Gran bajada en Alicante

La provincia de Valencia aglutina casi la mitad de las actuaciones sancionadoras de la Generalitat en esta materia (420 frente a las 331 de 2009), seguida por Alicante con 227 y Castellón con 180. Curiosamente, buena parte del descenso general que se ha producido en la Comunitat obedece a la situación en Alicante. Si el año pasado contabilizaba 967 multas a cierre de octubre, este año apenas lleva 227, un descenso del 76%.

Esta notable disminución coincide con el duro impacto de la crisis económica en todos los sectores, incluidos los de la hostelería y el ocio, pero también con la paulatina extensión de los servicios de admisión en los establecimientos públicos, como los porteros de discoteca.

La regularización legal que supone la llegada de esta figura, unida a la mayor «concienciación de propietarios y clientes» aducida por la Conselleria que dirige Serafín Castellano, también ha contribuido al descenso en la actividad sancionadora.

De 601 hasta 600.000 euros

La ley establece un amplio abanico en cuanto al importe de las sanciones que van desde los 601 euros en el caso de las leves a los 600.000 euros de los casos reiterativos y muy graves. En estos últimos casos, además, puede ir aparejada a la multa económica una clausura del local por un periodo de tres años o la suspensión de la actividad que se puede acumular hasta los 10 años, según indican fuentes de la Conselleria de Gobernación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento