El Informe de coyuntura y perspectivas económicas de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) correspondiente al mes de diciembre señala que la economía valenciana ralentizó durante el tercer trimestre del año "su débil e incipiente senda de mejoría hasta niveles próximos a cero".

De cara al cuarto trimestre, indica que "la mayoría de los sectores se muestran algo más optimistas" y "esperan registrar una mejoría, con mayor intensidad en el último mes del año", con la excepción de los bienes duraderos, vehículos y viviendas, que "seguirán acusando los efectos de un movimiento pendular motivado por los adelantos realizados en el primer semestre".

Según el informe dado a conocer este jueves por la patronal provincial valenciana, la retirada de los estímulos fiscales, la contención del gasto público y la ralentización de la demanda externa "han evidenciado la falta de vigor" de la demanda interna privada.

En cuanto a la oferta, apunta que los datos "continúan reflejando un comportamiento sectorial muy heterogéneo", que se traslada incluso a las empresas de la misma rama de actividad.

En términos generales, destaca el deterioro de las ramas relacionadas con el material de transporte, los servicios a empresas, las de información y comunicación y el comercio minorista, mientras que otras como textil y hostelería mostraron una evolución más estable, la primera de ellas con mayor dinamismo.

En concreto, las ramas más dinámicas fueron las relacionadas con material y equipo eléctrico, electrónico, así como el transporte y almacenamiento. Por su parte, la construcción continuó estancada en niveles contractivos de dos dígitos.

En el sector exterior, las exportaciones ralentizaron su tasa positiva hasta niveles del 3 por ciento y las importaciones, hasta niveles del 12 por ciento.

La tasa de cobertura se situó en septiembre en el 92,2 por ciento, 14,8 puntos por encima de la media nacional.

En el ámbito laboral, el informe de la CEV señala que los ajustes de plantilla "están tocado fondo" y que el mercado laboral "parece estar iniciando el proceso de normalización".

En este sentido, precisa que la EPA correspondiente al tercer trimestre rebajó el número de desempleados, situando la tasa de paro en el 23,4 por ciento, frente a la media nacional del 19,8 por ciento. En octubre y noviembre, el paro continuó bajando en la provincia de Valencia y, además, "lo hizo en todos los grandes sectores y en un entorno de subidas del desempleo a nivel nacional".

Respecto a la inflación, indica que mantuvo un comportamiento moderadamente alcista durante el tercer trimestre, situándose el IPC de septiembre en el 1,9 por ciento, dos décimas por debajo de la media nacional. En octubre y noviembre, continuó subiendo, manteniéndose dos décimas por debajo de la media nacional.

Estancamiento a nivel nacional

A nivel nacional, el informe de la CEV manifiesta que la economía española en su conjunto atravesó "un periodo de estancamiento" durante el tercer trimestre del año, "interrumpiendo así el reciente proceso de mejoría".

De cara al último trimestre del año, apunta que las previsiones de la mayoría de los analistas "descuentan una mejoría en la demanda externa, capaz de compensar la caída de los principales agregados de la demanda interna".

Así, para el conjunto del año se prevé una contracción del 0,2 por ciento, una décima menos que la previsión oficial del Gobierno, mientras que el mercado de trabajo "continuará sin generar empleo neto durante algunos trimestres".

Consulta aquí más noticias de Valencia.