La conselleira de Sanidade, Pilar Farjas, ha manifestado la necesidad de poner en marcha "reformas financieras y estructurales" para "garantizar la viabilidad" del sistema sanitario español. Con este fin, ha ofrecido a la ministra del ramo, Leire Pajín, "el compromiso de trabajo leal y responsable" de la Xunta en la adopción de "todas aquellas medidas que sea necesario tomar".

Así lo ha manifestado en declaraciones a los medios durante la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), en donde ha recordado que el Gobierno gallego "lleva meses trabajando y adoptando todas las medidas en el ámbito de sus competencias para garantizar la sostenibilidad, el mantenimiento y la protección de la sanidad pública gallega" que, a su juicio, "es el servicio público más valorado por los ciudadanos".

Por este motivo, ha señalado que "las conclusiones del Ecofin confirman que es necesario adoptar medidas en este ámbito de forma urgente", y ha añadido que estos resultados "corroboran que las iniciativas que está llevando a cabo la Xunta van por el buen camino". "Galicia se ha anticipado", ha reivindicado.

Finalmente, ha confiado en que el Gobierno central "adopte" también acciones similares a las de la Xunta, de manera que esta reunión "marque el punto de arranque de corresponsabilidad" pensando "en el futuro de la asistencia sanitaria" española.

Pacto sanitario

En la misma línea, el conseller de Sanitat de la Comunidad Valenciana, Manuel Cervera, ha reclamado el acuerdo en esta reunión para trabajar "en la línea urgente" de "conseguir un pacto sanitario entre todas las comunidades autónomas" que permita "hacer sostenible el sistema sanitario".

"Creo que estamos en un momento en que la coincidencia de diagnósticos es completa, coincidimos en que esto no puede seguir así", ha explicado el conseller, al tiempo que ha recordado que "el presupuesto" del sistema sanitario español "no cubre el gasto real".

Situación "muy grave"

Por su parte, el consejero de Sanidad de Madrid, Javier Fernández Lasquetty, también ha manifestado su preocupación acerca de la situación del sistema sanitario de España, que ha calificado de "muy grave en términos de financiación".

Así, Fernández Lasquetty ha asegurado que las instituciones españolas "no se pueden permitir el lujo de que tenga que venir algún señor de alguna institución europea a decirles qué reformas tienen que tomar", por lo que ha pedido a la ministra que "responda a la responsabilidad que tiene el Gobierno", que, conforme ha apostillado, "es quien tiene que hacer propuestas".

Además, se ha referido a la iniciativa del Gobierno central de poner en marcha, a partir de enero de 2011, la dispensación de medicamentos en monodosis y revisar el formato de los envases para "adecuarlos" a su prescripción. Una medida que, a su juicio, "está literalmente sin madurar nada y sin definir todo".

Con todo, Lasquetty ha confirmado que el Gobierno madrileño "respaldará por completo la idea de la monodosis", aunque ha expresado que "merecerá mucha elaboración y participación de la industria", ya que tal y como ha sentenciado, esta medida "no dice nada de cómo se envasa, cómo se almacena o cómo se distribuye", entre otras cosas.

Listas de espera y eutanasia

Al término de la reunión celebrada en Santiago de Compostela, la consejera de Salud de Andalucía, María Jesús Montero, ha valorado "la tendencia positiva que se está produciendo en las listas de espera" y ha instado a las comunidades a "hacer un esfuerzo para intentar acortar más los tiempos de llegada de los pacientes al quirófano y a las consultas externas" de los centros sanitarios.

Asimismo, la titular de Salud de Andalucía se ha referido a la nueva Ley de Cuidados Paliativos que introduce cuestiones sobre la muerte digna y ha destacado que el texto marco para el conjunto del Estado "tome como referencia" la normativa al respecto que ya existe en esa comunidad.

Así, ha hecho hincapié en que esta normativa "es diferente a lo que es la eutanasia", que según ha recordado "está prohibida por el código penal", y recuerda que se trata de una ley que "sirve para mejorar la calidad de la atención en los momentos finales de la vida".

A este respecto, María Jesús Montero ha explicado que la "diferencia más llamativa entre eutanasia y muerte digna" es que la eutanasia "aplica una sustancia que provoca la muerte", mientras que en la muerte digna el fallecimiento es consecuencia de la enfermedad que acompaña a la persona, con lo que se hace es "retirar las medidas de soporte cuando el ciudadano no quiere que se le mantenga artificialmente con vida".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.