Lula Da Silva
El expresidente brasileño Lula Da Silva. EFE

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, manifestó este jueves su protesta por el arresto del fundador de Wikileaks, Julian Assange, al considerar que atenta contra la libertad de expresión. "El culpable no es quién divulgó sino quién escribió una bobada", dijo el jefe de Estado de Brasil al defender la decisión de Assange de utilizar el portar Wikileaks para divulgar mensaje secretos del Gobierno de Estados Unidos y sus embajadas.

Lula se declaró preocupado porque hasta ahora no había visto que ningún medio de comunicación protestara por el arresto de Assange y por lo que tildó de atentado a la libertad de expresión. "Quiero manifestar mi protesta contra ese atentado a la libertad de expresión. Utilizaré el blog de la Presidencia para expresar mi protesta", afirmó Lula en un pronunciamiento en un acto oficial en el Palacio presidencial de Planalto.

Hasta ahora no he visto ninguna protesta defendiendo la libertad de expresión "El joven que estaba poniendo en dificultades a la diplomacia de Estados Unidos fue detenido y hasta ahora no he visto ninguna protesta defendiendo la libertad de expresión", afirmó el gobernante. Según Lula, después de que Wikileaks "desnudara una diplomacia que parecía inalcanzable", Assange comenzó a ser objeto de una intensa búsqueda en todo el mundo hasta ser arrestado.

Los abogados de Assange afirman que la detención de su cliente por dos acusaciones de agresión sexual en Suecia es parte de una "conspiración para encarcelarle" por parte de "poderos oscuros" que le persiguen. Lula, en su pronunciamiento de este jueves, reiteró que el contenido de los cables confidenciales divulgados demuestra que algunos embajadores estadounidenses escriben cualquier cosa, incluso de forma irresponsable, para mostrar sus servicios a sus superiores.

"Le dije a Dilma (Rousseff, la presidenta electa de Brasil) que tiene que saber y decirle a sus ministros que, si no tienen nada que escribir, que no escriban nada", afirmó el jefe de Estado. Lula ya había dicho en anteriores ocasiones que el contenido de los telegramas divulgado es "insignificante" para Brasil y que quien tiene que preocuparse con esa filtración es el Gobierno de Estados Unidos y no el brasileño.

La postura de Rusia

Por su parte, el primer ministro ruso, Vladímir Putin, también criticó la detención de Assange así como a la diplomacia de EE UU por poner en duda las bases democráticas de Rusia. Usted, qué piensa, ¿que el servicio diplomático estadounidense es una fuente limpia y cristalina de información?

"Si hay democracia, entonces que sea absoluta. ¿Para qué han encerrado al señor Assange en la cárcel? ¿Esto qué es, democracia?", dijo Putin en rueda de prensa conjunta con el primer ministro francés, François Fillon, según las agencias rusas.

Putin respondió con preguntas a la cuestión planteada por un periodista francés sobre el encarcelamiento de Assange y las filtraciones de WikiLeaks. "La información divulgada por el famoso portal WikiLeaks. Usted, qué piensa, ¿que el servicio diplomático estadounidense es una fuente limpia y cristalina de información? ¿Usted piensa así?", planteó el primer ministro.

Putin también aprovechó para salir al paso de las críticas sobre el retroceso de la democracia rusa vertidas por los diplomáticos estadounidenses, según las filtraciones. "Nosotros en el campo decimos lo siguiente: sólo muge la vaca del vecino pero nunca la nuestra. Esa es mi respuesta para los colegas norteamericanos", dijo.

La semana pasada, durante una entrevista, el primer ministro ruso declaró que no había esperado tanta "arrogancia, grosería y falta de ética" por parte de los diplomáticos estadounidenses.