En una nota, Asaja-Sevilla ha señalaado que la presa de San Calixto, con una capacidad de 90 hectómetros cúbicos, lleva años en construcción, pese a ser una prioridad absoluta para evitar las frecuentes crecidas de este río.

Asaja-Sevilla ha concretado que tal como figura en el propio pliego del proyecto, la presa de San Calixto, al igual que ocurre con otras como la de Eliche, en Jaén, tiene como destino la laminación de avenidas, pero "a fecha de hoy ambas siguen sin entrar en funcionamiento".

El embalse de Siles, en Jaén, con una capacidad de 30,5 hectómetro cúbicos es "otro de los proyectos hidráulicos que siguen aún pendientes en Andalucía y cuya finalización hubiera evitado igualmente muchos de los cuantiosos daños que las avenidas descontroladas y los desbordamientos de ríos y arroyos provocan en explotaciones, infraestructuras y viviendas a lo largo de todo el cauce del Guadalquivir y de sus principales afluentes".

La fuertes precipitaciones registradas en los últimos días en Andalucía, sumadas a los "tardíos" desembalses llevados a cabo en la cuenca, han causado estragos en los cultivos y el arbolado de la vega del Guadalquivir y daños por escorrentías en las campiñas de cereal y en las infraestructuras, caminos y sistemas de riego, así como retrasos en las siembras o en la recolección de la naranja y la aceituna de molino.

A esto Asaja-Sevilla suma el nuevo "despilfarro" de agua en la cuenca de Guadalquivir, que en los últimos siete días ha lanzando al mar más de 415 hectómetros cúbicos, el equivalente a la mitad de una campaña de riego. "Un total de 17 embalses se encuentran este jueves al cien por ciento de su capacidad en la Cuenca del Guadalquivir, y por tanto, continúan desaguando toda el excedente que ha caído en los últimos días, mientras que otros 14 embalses se encuentran a más del 90 por ciento y otros ocho a más del 80 por ciento". En la cuenca del Guadalquivir hay 7.987 hectómetros cúbicos embalsados, el 83,39 por ciento de su capacidad, según ha apuntado.

Con este panorama, Asaja-Sevilla ha indicado que se vuelve a hacer "patente" la necesidad de dar un giro a la actual política de la Agencia Andaluza del Agua "basada exclusivamente en el ahorro y a su extremado carácter conservador" a la hora de aprobar las dotaciones de riego, que les llevó a autorizar en la campaña de riego de 2010 "una dotación inferior en más de un 20 por ciento a la dotación habitual en una campaña normal, obligando a los agricultores a ajustarse a 805 hectómetros cúbicos, cuando sólo en los últimos siete días se ha tirado al mar 415 hectómetros cúbicos".

Así, Asaja-Sevilla exige que el Gobierno andaluz y la Agencia Andaluza del Agua apuesten por un nuevo Plan de Infraestructuras Hidráulicas que establezca interconexiones entre cuencas, que invierta en el recrecimiento de las presas allí donde sea posible, tal y como se ha hecho con el embalse de la Breña, y que potencien las balsas y microembalses en las propias explotaciones y en pequeñas comunidades de regantes. Se trata de medidas fundamentales, según Asaja-Sevilla, para evitar, o al menos para minimizar, los daños en periodos de temporales y para garantizar el agua para los regadíos, auténtica fuente de riqueza y empleo del campo andaluz.

Por último, la organización agraria ha indicado que los embalses, "bien gestionados", minimizan los daños de las riadas y aseguran un recurso "escaso" en el periodo estival, por lo que debe evitarse a toda costa que se produzca este despilfarro.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.