El Proyecto de Presupuestos del Gobierno vasco para 2011 ha superado este jueves el primer escollo de su tramitación parlamentaria con el rechazo de las cuatro enmiendas de totalidad presentadas por Aralar, EA, EB y UPyD, que no han salido adelante al recibir el voto en contra del PSE-EE y el PP, mientras que el PNV se ha abstenido.

El documento presupuestario, defendido en la Cámara por el consejero de Economía, Carlos Aguirre, asciende a 10.549 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,3 por ciento respecto al de este año. No obstante, si se descuentan los 472 millones derivados de la transferencia de las políticas activas de empleo, el montante de las cuentas sería inferior en un 2,3 por ciento al de 2010.

Las enmiendas han sido rechazadas por los 38 votos en contra del PSE y el PP, 29 abstenciones del PNV y siete votos a favor de los grupos enmendantes.

La aprobación definitiva de las cuentas, ya garantizada por el pacto entre el PSE y el PP, que tienen la mayoría en la Cámara, se producirá el próximo día 23, fecha en la que el pleno del Legislativo autonómico celebrará el debate presupuestario definitivo. Antes, deberán votarse en comisión las más de mil enmiendas parciales presentadas por los grupos.

La portavoz de Aralar en el Parlamento autonómico, Aintzane Ezenarro, ha justificado la enmienda de totalidad de su grupo en la falta de "un modelo económico y de país" por parte del Ejecutivo vasco, al que ha reprochado que se haya limitado a actuar de forma "mimética" en relación a los recortes impulsados por la Administración central.

Además, ha acusado al Gobierno de situar la sospecha del fraude "en los sectores más desfavorecidos" que reciben ayudas sociales, en lugar de poner el foco en otros ámbitos, como el de las empresas que "cometen fraude en el Impuesto de Sociedades". También ha reclamado un mayor impulso al euskera y ha censurado la ausencia de una partida económica destinada a las llamadas 'víctimas de motivación política'. Asimismo, ha acusado al PSE y al PP de tratar de impulsar "una paz de vencedores y vencidos".

"previvencia" del estado del bienestar

El parlamentario de EA, Juanjo Agirrezabala, ha argumentado su petición para que el texto fuera devuelto al Gobierno en el hecho de que se trata de un proyecto presupuestario elaborado de acuerdo a las prioridades del pacto entre el PSE y el PP, por lo que "no responde a las prioridades de la mayoría social ni de la economía vasca".

Además, ha asegurado que la austeridad que caracteriza a las cuentas públicas no va a contribuir a la "reactivación de la economía", tras lo que ha afirmado que el Ejecutivo "tiene margen" para elaborar un proyecto de ingresos y gastos "anticíclico".

Por otra parte, ha reclamado la puesta en marcha de una política fiscal "más progresiva y progresista", que permita obtener más ingresos a través de un refuerzo de la lucha contra el fraude fiscal". En esta línea, ha destacado la necesidad de garantizar un nivel de ingresos que asegure la "pervivencia" del Estado del bienestar.

Por su parte, el parlamentario de EB, Mikel Arana, ha defendido que la "prioridad" de las administraciones públicas para 2011 debe ser "la protección de las economías familiares", dada la gravedad de la crisis económica, así como la garantía de que los servicios y las prestaciones públicas no se van a ver "recortados".

"mercados insaciables"

Por el contrario, ha criticado que el proyecto presupuestario es "raquítico", a pesar de lo cual ha afirmado que "no va a servir en absoluto para que suban las bolsas, mejore el PIB, suba la producción o para que los bancos tengan más dinero para prestar". A su juicio, las cuentas tampoco van a calmar a unos mercados "insaciables", para los que "no existen suficientes recortes sociales" que puedan "contentarlos".

En esta línea, ha afirmado que en 2011 "no toca priorizar el debate identitario, cuestionar el modelo educativo ni emprender inversiones faraónicas". Arana sí ha considerado necesario afrontar el debate sobre un modelo fiscal basado en la "progresividad". Además, ha planteado la posibilidad de que el plan de inversiones extraordinarias aprobado por el Gobierno sea "suspendido", producto de "próximos recortes".

El parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro, ha afirmado que el proyecto de Presupuestos "no impulsa el cambio político que Euskadi necesita por miedo a la reacción del nacionalismo". Entre otras cuestiones, ha criticado que las cuentas "obvian la necesidad de racionalizar" el peso de la Administración y de disminuir el número de altos cargos.

También ha censurado la reducción de las partidas destinadas a la sanidad y la educación pública y ha lamentado que no se impulse "una política fiscal más igualitaria, justa y progresiva". Maneiro ha afirmado que en el proyecto "se mantiene la política lingüística de ejercicios anteriores".

En el apartado de ingresos, ha asegurado que la previsión de recaudación "no se ajusta a la realidad". Según ha indicado, los ingresos "no cubrirán los gastos previstos", por lo que "habrá que volver a endeudarse".

"altavoz" de batasuna

Por parte del PSE, Joana Madrigal ha recordado que el proyecto de Presupuestos elaborado por el Ejecutivo autonómico está "condicionado" por la escasez de ingresos y por los compromisos adoptados en materia de estabilidad fiscal. No obstante, ha destacado los "ambiciosos" planes de reforma emprendidos en áreas como la educación y la sanidad, y el "esfuerzo" que se está llevando a cabo para mantener los servicios sociales.

Asimismo, ha invitado al PNV a apoyar las cuentas, al igual que el partido 'jeltzale' hizo en el Congreso de los Diputados con los Presupuestos Generales del Estado. "No le pedimos imposibles, simplemente que haga en Euskadi lo mismo que ha hecho en Madrid", ha manifestado. Respecto a Aralar, le ha acusado de hacer un discurso dirigido a hacer de "altavoz" de "quien no cumple los requisitos" para estar en las instituciones, en referencia a la ilegalizada Batasuna.

"oposición constructiva"

Desde las filas del PP, Antón Danborenea ha defendido la necesidad de que el Gobierno vasco cumpla con "los compromisos de austeridad y estabilidad" que están adoptando las administraciones de toda Europa y ha señalado que la austeridad "no significa invertir menos". En la misma línea, Leopoldo Barreda ha reconocido que se trata de un Presupuesto "imperfecto", aunque ha asegurado que "apunta en la dirección correcta".

El parlamentario del PNV Javier Carro, que ha intervenido en el turno de explicación de voto, ha explicado que la decisión de no presentar una enmienda a la totalidad se debe a la actual situación de crisis económica y a un ejercicio de "oposición constructiva", para lo que su grupo ha presentado enmiendas por valor de 180 millones de euros, con el fin de mejorar el proyecto de ingresos y gastos.

Consulta aquí más noticias de Álava.