El GOB se ha opuesto frontalmente a la legalización del circuito de motocross de Son Matamoros, ubicado en suelo rústico en el municipio mallorquín de Felanitx, que en opinión de los ecologistas ha provocado una "transformación brutal del paisaje".

Este colectivo ha acusado en un comunicado al Ayuntamiento de Felanitx de "encubrir y legitimar ilegalidades" al dar el visto bueno a esta actividad que "no dispone de ningún tipo de permiso ni autorización, ni desde el punto de vista de ocupación y transformación del suelo, ni desde el punto de vista de la actividad en sí".

Según el GOB, el Consell de Mallorca ha dado al circuito la declaración de interés general, a pesar de que el GOB votara en contra y de las numerosas abstenciones que tuvo en la ponencia técnica de urbanismo. Ahora resta toda la tramitación ambiental y la tramitación de la licencia de actividades.

Los ecologistas han asegurado que el Ayuntamiento ha vertido en los terrenos del circuito de manera reiterada residuos y ha esquivado así su correcta gestión en el marco del servicio público obligatorio insularizado de gestión de residuos. En este sentido, el GOB ha indicado que los residuos han sido vertidos en este terreno "sin ningún tipo de tratamiento previo y, por lo tanto, constituyen una fuente de contaminación grave del suelo".

Asimismo, han criticado que, además que el circuito ha supuesto la transformación del paisaje, éste está situado en los alrededores de un colegio público "provocando así molestias y una contaminación acústica inaceptable para un equipamiento de este estilo", además de para los vecinos que viven cerca.

Desde el punto de vista ambiental, el proyecto del circuito de Son Matamoros es "totalmente injustificable", según la organización ecologista, la cual espera que el informe que emita el Comité de Evaluaciones Ambientales "sea el que finalmente ponga cordura y exponga los argumentos que tienen que impedir esta barbaridad".

Las denuncias del gob

El GOB han denunciado recientemente a la Fiscalía de Medio Ambiente el vertido de residuos y neumáticos en los terrenos del circuito ilegal propiedad del Ayuntamiento.

Asimismo, ha señalado que la legalización y adecuación de las pistas y las obras necesarias para adecentar el circuito implicarán además un coste "desmesurado" que requerirá en el apoyo económico del Govern y del Consell, además del Ayuntamiento como promotor.