El Gobierno de Aragón ha invertido 147.700 euros en la mejora del asfaltado, drenaje e iluminación de la carretera de Apiés desde el Paseo de Lucas Mallada de la capital altoaragonesa, que soporta un tráfico superior a 750 vehículos diarios, y que vuelve a estar en servicio después de cuatro meses de obras.

Hace una semana se procedió a la apertura al tráfico de la carretera HU-324, entre Huesca y el barrio pedáneo de Apiés, en la que se han realizado durante cuatro meses las obras que han consistido en el ensanche y mejora del asfalto en el primer tramo de 400 metros.

Los trabajos se han desarrollado desde la intersección con el Paseo de Lucas Mallada, cruce que desde ahora cuenta con un carril central y de entrada y salida a la carretera de Apiés. También se ha procedido a la unión de los dos viales de la carretera de Apiés, la mejora del drenaje y de la iluminación mediante la colocación de farolas.

El consejero de Obras Públicas, Alfonso Vicente, ha trasladado su "satisfacción" por la realización de un trabajo, que consideraba "necesario", ya que la intensidad de tráfico diaria en esta carretera es de 750 vehículos. Tras las obras de mejora, Vicente, que ha asistido a la inauguración de la puesta en servicio de esta carretera, ha estimado que la intensidad de tráfico se verá aumentada.

Por otra parte, el consejero ha confirmado que este tramo, a petición del alcalde de Huesca, Luis Felipe, pasará a ser titularidad del Ayuntamiento.

Por su parte, el alcalde de Huesca, Luis Felipe, ha destacado la "importante" colaboración entre el consistorio y el Ejecutivo autónomo que permite "avanzar en la mejora de los viales de la ciudad mientras, de forma paralela, se sigue avanzando en la mejora de los edificios sobre todo en el casco antiguo". En este sentido, ha apuntado que en los últimos doce años se han invertido 18,5 millones de euros en la rehabilitación de 700 edificios y 100 locales.

Consulta aquí más noticias de Huesca.