El Ayuntamiento de Torredembarra (Tarragona) ha aprobado este jueves en un pleno extraordinario y urgente la moción de condolencia hacia la familia de la concejal socialista Susanna Navarro, cuyo hijo de nueve años falleció tras ser arrastrado en el coche de su padre durante la crecida del río Alcudia, en Ciudad Real.

La moción expresa "el sentimiento de conmoción y de profunda tristeza de toda la población" por la muerte del niño. "En unos momentos en que nos enfrentamos a una pérdida tan dolorosa y en una edad tan temprana, queremos manifestar todos unidos nuestro apoyo y solidaridad con la compañera Susanna, y su familia y amigos", ha leído el alcalde de la localidad, Daniel Masagué (CiU).

El consistorio, por unanimidad, ha decretado dos días de duelo oficial (este jueves y viernes) y que las banderas de los edificios municipales ondeen a media asta, con el crespón negro. El alcalde ha agradecido en nombre de Torredembarra y de la familia de la concejal las innumerables muestras de condolencia que han recibido de instituciones y particulares por teléfono, correo electrónico y carta.

Lluís Suñé, portavoz de Alternativa Baix Gaià, ha sido el primero en hablar y ha resaltado: "En siete años y medio es el pleno más difícil que nos toca vivir; protejamos a la familia y cuidémosla para que tomen el camino de la serenidad y que puedan aceptar esta situación".

"También pediría que las declaraciones de los vecinos sean expresamente de apoyo, y no la carnaza que buscan algunos medios; a partir del lunes nos necesitan a todos para encarrilar sus vidas con normalidad", ha añadido.

El concejal de ERC Gerard Ciuró ha ofrecido públicamente su apoyo: "Susanna y su familia nos tendrá a todos, el pueblo hará piña a su lado". El portavoz del PSC y amigo personal de la familia, Enric Grangel, ha roto a llorar y apenas ha podido leer un breve discurso en el que ha dado las gracias por "las muestras de condolencia que los socialistas sabrán hacer llegar".

Juan Pérez, de la Agrupació, José Oviedo, del PP, Santiago Ardevol, del Grupo Independiente, y Rosa Maria Guasch, de CiU, han reiterado su total respaldo a la familia en días tan difíciles. "La muerte siempre llega por sorpresa, pero cuando toca a un niño de nueve años es difícil de soportar", ha reflexionado Guasch.

El alcalde ha cerrado el pleno, muy emocionado, con la demanda a los medios de comunicación para que respeten el dolor de la familia: "Para los que somos creyentes, sólo quedan palabras de esperanza".

Masagué ha rogado respeto a la familia y a su intimidad y ha avanzado que durante el funeral no habrá ocasión para las condolencias directas, pues la familia "prefiere calma y silencio".

El pleno, al que ha asistido medio centenar de personas, ha finalizado con un minuto de silencio con todos los concejales en pie, al igual que el público asistente.

Consulta aquí más noticias de Toledo.