Los acusados, A.O.G.R. y J.I.G.R., dos hermanos de Málaga, han aceptado más de 23 años de cárcel, once años y seis meses para uno y 12 años y tres meses para otro, por estar implicados en una trama de extorsión a empresarios de Córdoba, Málaga y Granada a los que exigían el pago de un supuesto impuesto revolucionario haciéndose pasar por miembros de la banda terrorista ETA.

Los procesados han reconocido los hechos que se remontan a julio de 2008, cuando en una primera ocasión llamaron desde un teléfono móvil a una empresaria de Rute (Córdoba) solicitando dinero y advirtiéndole de que en caso de no hacerlo, le quemarían sus camiones y naves.

En otra llamada, a través del servicio telefónico 11888, se pusieron en contacto con el Puesto de la Guardia Civil de Rute anunciando la colocación de un coche bomba en estas dependencias. Al mes siguiente, en agosto de 2008, llamaron a otro empresario cordobés para que les dieran 3.000 euros bajo amenazas de muerte. La misma cantidad que ingresó otro empresario malagueño, después de que los procesados se identificaran como miembros de ETA.

A otro empresario de Velez-Málaga le enviaron el mensaje "Si a las nueve de la mañana no nos has llamado atente a las consecuencias. Uskata tajgan ta la rroa", al que le pidieron 3.200 euros. Un total de 4.200 euros le pidieron a otro empresario de Motril (Granada), tras identificarse como miembros de un comando de ETA itinerante en Andalucía y bajo la amenaza de pegarle un tiro a cada uno de sus hijos.

Por su parte, hasta 6.000 euros dejó en una papelera del Hospital Parque San Antonio (Málaga) un empresario malagueño que se encontraba aterrado después de que los dos acusados le solicitaran "colaboración para Euskalerría" y, en caso de negarse, le amenazaran con secuestrar a su nieto.

Así actuaron con 13 empresarios extorsionados en las provincias de Málaga, Córdoba y Granada, pero no todos ellos cedieron a las presiones. No obstante, los acusados consiguieron recaudar 17.200 euros.

La detención se produjo por la denuncia de un empresario de Nerja (Málaga) que cuando la estaba poniendo, los acusados volvieron a llamarlo y en esta ocasión cogió el teléfono uno de los agentes que se hizo pasar por el hijo de la víctima.

Ambos concretaron una cita para hacer entrega del dinero solicitado y hasta el lugar acordado se desplazó un dispositivo de la Guardia Civil que comprobó cómo uno de los acusados se bajaba de un turismo para recoger una bolsa que contenía el supuesto dinero dentro.

En ese momento, les dieron el alto, aunque los sospechosos se dieron a la fuga a gran velocidad, continuando posteriormente la huida a pie, en las cuevas de Nerja (Málaga). Finalmente, los dos sospechosos fueron detenidos y, en el registro del vehículo, los agentes encontraron el programa de las fiestas patronales de Maro (Málaga) con anotaciones de distintas cantidades y marcados anuncios publicitarios de las víctimas.

Estos hechos han sido considerados por el fiscal como varios delitos de extorsión en grado de tentativa, desorden público, extorsión consumada y resistencia.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.