La ciudad de Cáceres cuenta desde este jueves con un monolito, que se ha instalado en el parque de las fuentes del barrio del Nuevo Cáceres, con el que se pretende rendir un homenaje a las víctimas del terrorismo y mantener vivo su recuerdo en la sociedad.

La presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundúa, ha indicado que el monumento "es un jalón importante del mapa de la memoria y la decencia de los españoles" porque "ejerce como un símbolo que nos hace descansar moralmente" y "avisa a los fanáticos de que no nos engañarán y no nos quebrarán".

Con estas palabras Pagazaurtundúa se ha dirigido a las víctimas del terrorismo extremeñas, autoridades políticas, civiles y militares, y a ciudadanos cacereños que han asistido a la inauguración de este monumento que se ha erigido como reconocimiento de la ciudad a todos los que han sufrido la lacra del terrorismo.

En su discurso, la presidenta de la fundación ha recordado a los extremeños que perdieron la vida "por el fanatismo que ataca a las sociedades y busca dejarlas sin convivencia" y ha ensalzado "el gran trabajo mutuo" que representa este monolito en el que han participado varios artistas y cuya iniciativa partió de la Asociación de Vecinos de Nuevo Cáceres y fue apoyada por el equipo de Gobierno y por toda la corporación del Ayuntamiento de Cáceres.

"Este monolito simboliza nuestro abrazo compartido y fortalece el respeto por las leyes y los derechos humanos", ha indicado Pagazaurtundúa que ha agradecido "la unión" de todos los grupos políticos y toda la sociedad cacereña en torno a esta iniciativa.

En parecidos términos se ha pronunciado el presidente de la Asociación Extremeña de Víctimas del Terrorismo, José María Antón López, quien ha destacado que el monumento recuerda la "dignidad" de las víctimas a las que se les arrebataron "muchos derechos que están presentes en la Constitución Española" como el derecho a la vida, a la libertad, a la seguridad, a la integridad física o a expresar libremente sus ideas.

Antón ha señalado que con este monolito "Cáceres entera condena cualquier tipo de terrorismo" porque "el silencio del monumento hablará por sí solo" y así las víctimas serán recordadas en el futuro y "no caerán en el olvido". "Siempre se ha dicho que a las víctimas se les ha matado dos veces, una con el tiro en la nuca o el coche bomba y otra con el olvido", ha enfatizado el presidente.

Cáceres más digna

Por su parte, la delegada del Gobierno Carmen Pereira, que también ha estado presente en el acto, ha señalado que "Cáceres es desde hoy una ciudad más digna, más justa y, si cabe, más bella, porque sus ciudadanos cumplen con las víctimas del terrorismo" y ha recordado que la legislación española de protección a las víctimas "es de las más avanzadas del mundo".

"Cualquier acto de reconocimiento a las víctimas es importante porque el valor de la memoria es la garantía última para recordarlas", ha añadido Pereira que ha asegurado que "la sociedad española no está dispuesta a que nada quiebre nuestra libertad y nuestras normas de convivencia".

En representación de la Junta de Extremadura ha participado en el acto oficial el coordinador general de Presidencia de la Junta, Alejo Salas, que ha transmitido el mensaje del presidente, Guillermo Fernández Vara, de apoyo a las víctimas y ha recordado que éstas "nunca han buscado la venganza, sino que se cumpla la ley". "No cabe mayor nobleza", ha dicho Salas.

El presidente de la Asociación de Vecinos del Nuevo Cáceres, José María Tovar, de quien partió la idea de que un monumento homenajeara a las víctimas del terrorismo, ha dicho que la iniciativa surgió para "que se recordara la lucha y el tesón de estas personas que perdieron su vida a manos de los terroristas".

La encargada de abrir el turno de intervenciones ha sido la alcaldesa de Cáceres, Carmen Heras, quien ha recordado que el monolito simboliza "una llama encendida en recuerdo a tantos inocentes que han perdido su vida" y "reclama paz para construir el futuro en común".

Heras ha explicado que el monolito es un diseño del artista cacereño y profesor de la Universidad Popular (UP) del Ayuntamiento de Cáceres Andrés Talavero que se ha realizado en los talleres de este organismo municipal, asemejando una llama de fuego.

Con cerca de siete metros de largo, la pieza ha sido realizada en hormigón y revestida de chapa pintada de color blanco. "Es una escultura que inspira serenidad y que reflejará la luz de la memoria", ha dicho Heras que ha añadido que con la colocación del monumento se cumple un compromiso que el ayuntamiento adquirió con la Asociación de Vecinos del Nuevo Cáceres.

El monumento, que estará iluminado para conseguir el efecto de una llama, ha quedado instalado en el parque de las fuentes del Nuevo Cáceres junto a la calle Estambul y además del monolito también consta de un libro abierto a sus pies en el que se puede leer la inscripción: "La ciudad de Cáceres a las víctimas del terrorismo. Siempre perduraréis en nuestro recuerdo".

Consulta aquí más noticias de Cáceres.