Los comerciantes de la Vía Sindicat de Palma instalarán entre el 15 y el 23 de diciembre una cesta gigante de tres metros de largo, con el fin de que los ciudadanos puedan depositar de forma voluntaria alimentos no perecederos, que serán entregados a la Red de Alimentos y a Cáritas para que los donen a las familias más desfavorecidas, de cara a la cena de Navidad.

Así lo ha explicado en una rueda de prensa el regidor de Bienestar Social, Eberhard Grosske, quien ha calificado de "magnífica" esta iniciativa solidaria, que "nos permite acordarnos de las personas que lo están pasando mal con la crisis económica para que esta Navidad sea más fácil para ellas".

"Las instituciones públicas estamos para garantizar un mínimo a las personas con dificultades socioeconómicas, pero eso no basta", ha subrayado, al tiempo que ha precisado que en Palma ningún ciudadano "pasa hambre, ya que hay redes privadas y públicas para que esto no se produzca, de forma que se puede acudir a Cáritas o a los servicios sociales del Ayuntamiento".

No obstante, Grosske ha reconocido que en la capital balear hay familias que "no tienen dinero para comprar comida", razón por la cual ha destacado el "esfuerzo" que hace Cáritas para suministrar alimentos a las personas con este tipo de dificultades. "Hay un problema real derivado de la crisis, pero no hay una situación tan terrible para decir que no tiene respuesta", ha recalcado.

Por su parte, el director de Cáritas Mallorca, Toni Vera, ha recalcado que su organización "no es la panacea de nada", por lo que ha dicho que la actual situación derivada de la crisis "hay que solucionarla entre todos".

Por otro lado, ha revelado que diariamente, los servicios centrales de Cáritas en Mallorca atienden a entre 40 y 60 casos diarios de personas con dificultades económicas, de forma que durante este año, según ha revelado a Europa Press, un total de 780 han recibido algún tipo de ayuda a través de esta organización, frente a las 1.770 del pasado año.

No obstante, ha precisado que los perfiles de las personas atendidas "son cada vez más cambiantes", de modo que si antes de la crisis, el perfil de los usuarios de Cáritas "era el de siempre", posteriormente, eran, sobre todo, inmigrantes, mientras que, actualmente, son ciudadanos de Mallorca que, hasta ahora, "vivían normalmente hasta que se quedaron en el paro".

Así, Vera ha subrayado que, pese a que en el 2010 ha disminuido la cifra de personas atendidas en Cáritas, lo cierto es que los casos son "más profundos", refiriéndose así a muchas familias que, por determinadas circunstancias, no encuentran empleo durante un largo periodo de tiempo, por lo que sus dificultades son cada vez mayores, en lugar de ir solucionando su situación económica.

"Hay familias que quedan bloqueadas, por lo que se generan no sólo desfunciones económicas, sino también afectivas y psicológicas, por lo que, a pesar de que no pasan hambre, es muy difícil dar respuesta a todas sus demandas", ha aseverado, al tiempo que ha recordado que tras finalizar la temporada turística, han comenzado a solicitar ayuda todos aquellos trabajadores que se han quedado sin empleo.

Regalo de una pequeña cesta

Respecto a la iniciativa de la cesta gigante, el presidente de la Asociación de Comerciantes de Vía Sindicat, Toni Fuster, ha detallado que todos los que participen depositando alimentos de conserva, recibirán como obsequio una pequeña cesta en reconocimiento a su participación.

Fuster ha recordado que durante los pasados ejercicios, los comerciantes de esta zona céntrica de Palma aprovechaban el periodo navideño para organizar un sorteo entre sus clientes de un coche o un viaje, si bien, dada la actual crisis económica, han considerado que no era el momento adecuado, por lo que optaron por organizar la citada iniciativa solidaria.

Para informar de la misma, ha anunciado que se repartirán más de 10.000 folletos en los distintos barrios de Palma, mientras que, a través de Sa Nostra, se enviarán más de 5.000 mails, al tiempo que se repartirán 300 carteles. Asimismo, los días 13 y 14 de diciembre se paseará la gran cesta por la capital balear, con el fin de invitar a los ciudadanos a participar en esta campaña.

A partir del día 15, según ha avanzado, la gran cesta se colocará en la Vía Sindicat, custodiada por dos pajes reales, que velarán para que todos los alimentos sean entregados el 23 de diciembre a Alimentos en Red y a Cáritas, con el fin de que permitan que a las personas con dificultades económicas "no les falte lo más básico el día de Navidad".