La ausencia de un testigo considerado clave ha provocado este jueves el aplazamiento hasta el próximo 16 de diciembre del juicio contra el acusado de apuñalar a un hombre tras mantener una discusión por una deuda económica, hechos por los que se enfrenta a una petición fiscal de siete años de prisión por la posible comisión de un delito de homicidio en grado de tentativa.

Durante la jornada de este jueves sí ha declarado tanto el procesado, L.E.M.M., de 35 años, como la supuesta víctima, y han comparecido además los policías encargados del caso y los médicos forenses que revisaron el parte de lesiones del herido, que sufrió una herida incisiva producida por una herramienta punzante que desde el hombro llegó a afectarle al pulmón.

Los hechos se remontan al pasado 15 de octubre de 2009, sobre las 13,45 horas y se sitúan en el parque de las cuevas de la localidad granadina de Baza donde, según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, el procesado se encontró con F.J.C.P., al que comenzó a reprocharle que le debía dinero.

Tras la discusión, L.E.M.M. le sacó un cuchillo de "grandes dimensiones" que empuñaba en su mano derecha y "con la intención de matarle" se lo clavó en el costado hiriéndole también en la cara. Como consecuencia de la agresión, su víctima sufrió lesiones que le ocasionaron un neumotórax con colapso total del pulmón izquierdo, y que le han dejado secuelas estéticas, concretamente dos cicatrices en el tórax y los hombros.

El acusado ha negado ante el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia de Granada que lo enjuicia haber tenido intención de matar al hombre, que, según ha dicho, se agredió a sí mismo por accidente en el transcurso de un forcejeo que arrancó motivado por la deuda económica.

Sin embargo, el perjudicado ha dicho no conocer a su presunto agresor, con quien no tenía, ha dicho, ninguna deuda. Según ha explicado, L.E.M.M. se abalanzó sobre él sin mediar palabra después de que otro hombre que le acompañaba "le dijera algo al oído". Tras "pincharle" en el hombro, le robó el móvil, un mechero y los únicos tres euros que llevaba encima.

Ese otro hombre que acompañaba al presunto agresor ha sido el que ha faltado este jueves a la sede judicial, por lo que el tribunal ha resuelto suspender la vista para citarlo de nuevo, ya que supuestamente fue el testigo de lo que sucedió.

Antes de que la sesión fuera suspendida, los peritos forenses han señalado que las lesiones que la víctima sufrió fueron una "urgencia médica" pero que no supusieron un "riesgo inminente" y han considerado "imposible" que fuera el propio herido el que se autoagrediera, dada la envergadura de la herida y la fuerza con la que tuvo que ejecutarse.

Además de la pena de cárcel, el fiscal solicita para el inculpado, en prisión preventiva desde el día en que se produjeron los hechos, la prohibición de aproximarse a la víctima o comunicarse con ella por un periodo de cinco años y el pago de una indemnización de 2.000 euros. Asimismo, L.E.M.M. se enfrenta al pago de los gastos que supuso para el Servicio Andaluz de Salud atender al herido de sus lesiones.

Consulta aquí más noticias de Granada.