La procesión de las Vísperas de la Virgen de la Esperanza recuperará este año la tradición de portar antorchas, que llevarán los voluntarios de Logroño y la ofrenda floral a la patrona de la ciudad, que se celebrará en el interior de la Iglesia de Santiago el Real el próximo día 17 de diciembre.

Según ha avanzado este jueves el concejal de Promoción de la Ciudad, Angel Varea, "se trata de dar un nuevo impulso a la celebración de la patrona de Logroño, con la implicación de todos los ciudadanos", para lo que se va a aprovechar que, desde este año, y durante tres más, "la festividad va a coincidir con fin de semana".

Así, se han programado las tradicionales Vísperas, partiendo en procesión desde la Plaza del Ayuntamiento a partir de las 18 horas. El recorrido continuará por Avenida de la Paz, Muro de Cervantes, Portales, Sagasta y Mayor, hasta llegar a Santiago.

El desfile estará flanqueado por los voluntarios de la ciudad, que llevarán las antorchas "recuperando la tradición de las candelas". En la procesión, además, participarán los miembros de la Cofradía de la Virgen, la más antigua de la ciudad, que portarán su estandarte. También irán asociaciones y colectivos, la Banda de Música y los niños representantes de la ciudad.

Acto seguido, irán los Vendimiadores, con un escudo de Logroño elaborado con flores, la Corporación en pleno y el personal de gala. Todos llevarán un clavel blanco para depositarlo ante un mural fotográfico de la Virgen, en el interior templo de Santiago. De este modo, y junto con los claveles rojos que llevarán los voluntarios, se pretende elaborar una gran bandera de la ciudad.

Cuando finalice el acto, sobre las 19 horas, comenzarán las Vísperas. Además, en el exterior de la parroquia, se ofrecerá una chocolatada. Varea ha incidido en que "aunque no pretende ser un acto folclórico, quienes lo deseen podrán acudir vestidos con el traje regional".

Por su parte, el hermano mayor de la Cofradía, José María del Campo, ha explicado que "se trata de recuperar tradiciones que vienen de hace muchísimo tiempo, pero que, al no caer en festivo o en fin de semana, ha sido muy complicado de mantener". Ha recordado que la imagen original de la Virgen, del siglo XIV, estará colocada junto al altar de Santiago, "preparada para la celebración del día siguiente".

Por ello, la ofrenda floral se hace ante el mural recreado fotográficamente, con unas "grandes" dimensiones, de 1,95 metros de alto por 1,75 de ancho. Hay lugar para unos 5.500 claveles, según se ha detallado, con los que se pretende recrear la bandera de Logroño, con su escudo también realizado con flores.

Del Campo ha pedido a los ciudadanos "que no traigan ramos, que vengan con flores sueltas". Para su recogida, se contará con miembros de la Cofradía, que serán quienes coloquen las flores en su lugar. "Se trata de solemnizar al máximo un día que es muy importante para la ciudad, celebrar a su patrona y a su alcaldesa mayor", ha dicho.

Por eso, también ha llamado a los logroñeses a colgar estandartes de la Virgen en sus ventanas "para que se vea que aquí se celebra algo importante". Para el miembro de la Hermandad de Cofradías de Logroño, Emilio Lasanta, "se trata de recuperar unas tradiciones para la Virgen de la Esperanza que se lo merece", por lo que ha pedido que "todos acudan con un clavel blanco".

Para las personas que no puedan acudir por la tarde, la Iglesia abrirá sus puertas desde las 11 de la mañana para depositar las flores. Según han dicho los organizadores, este año, el motivo de la ofrenda es la bandera de Logroño, pero "para otros años, se buscarán otras cosas". El día 18, festividad de La Esperanza, habrá una misa a las 12,30 horas.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.