El presidente del Partido Aragonés (PAR), José Ángel Biel, ha avisado este jueves de que "vamos de cabeza a un túnel" antiautonomista por las presiones en este sentido de los dos principales partidos nacionales, PP y PSOE.

En rueda de prensa, el también vicepresidente del Gobierno de Aragón ha criticado al presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, del que ha recordado que fue —durante años— presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. De Bono ha lamentado que criticara la existencia de algunas instituciones autonómicas en las 17 comunidades. "A mí me parece que eso es impresentable", ha opinado.

José Ángel Biel ha avisado de que, si en 1999, cuando el PAR rubricó su acuerdo de coalición para la mayoría de las instituciones aragonesas con el PSOE, se hubiera dicho "lo que estoy escuchando ahora" en lo que se refiere a criticar el sistema autonómico, "posiblemente no se podría haber hecho esta coalición que ha funcionado tan bien" durante 11 años y que constituye "el momento más brillante de la Historia", al valorar parámetros como la calidad de vida, el Producto Interior Bruto (PIB), el nivel de vida, los proyectos emblemáticos o el nivel de descentralización.

Biel ha afirmado que, tras las elecciones autonómicas y locales del 22 de mayo de 2011, el PAR puede pactar con el PP, el PSOE, "o ninguno de los dos".

Los partidos nacionales, "con todo mi respeto", tienen una concepción del Estado "que se les nota mucho", ha continuado Biel, quien ha avisado de que ambos "aprovechan la crisis para revisarla".

Como ejemplo, Biel ha mencionado el caso de la Comisión Bilateral Aragón-Estado, cuya próxima reunión, prevista para enero de 2011, sigue pendiente de convocarse. "Empieza a hacer aguas el concepto de bilateralidad", ha advertido el presidente del PAR, quien ha insistido en que "desde que aparece la crisis económica, a algunos les gustaría que hiciera aguas".

El presidente del PAR ha reconocido que "hay diferencias entre los partidos nacionales y un partido como el nuestro" y ha vaticinado que "cada día las diferencias serán más importantes".

José Ángel Biel ha acudido a una metáfora para plantear su proyecto para Aragón y ha explicado que el PAR está en un lado de "la orilla" y, para cruzar al otro lado, está "poniendo piedras", por ejemplo, las recientes proposiciones de ley de traslado a los Consejos Comarcales de la mayor parte de las competencias de las Diputaciones Provinciales y de elección de los consejeros comarcales mediante sufragio universal, la registrada hoy para actualizar los derechos históricos y otras que se presentarán en las primeras semanas de 2011. "Este es nuestro programa para Aragón", ha recordado.

Derechos históricos

Biel ha dicho que el PAR ha registrado esta iniciativa legislativa como Grupo Parlamentario, y no desde el Gobierno autónomo, al no haber alcanzado un acuerdo en este sentido con sus socios de Gobierno del PSOE.

De esta proposición de ley, Biel ha remarcado que "no nos salimos ni un milímetro del marco de la Constitución de 1978" y ha indicado que, "simplemente", el objetivo es obtener el reconocimiento del "papel" de Aragón en la Historia "sin que esto suponga una vuelta al pasado", todo ello acompañado de "una nota sentimental o romántica" porque "no sólo de pan vive el Hombre".

José Ángel Biel ha continuado afirmando que si País Vasco y Navarra pueden ejercer sus derechos históricos es porque así lo tienen recogido en el Estatuto de Autonomía vasco y el Amejoramiento del Fuero de Navarra, indicando así que Aragón también podría hacer uso de ellos, puesto que el Estatuto aragonés reconoce estos derechos desde su primera versión, inicialmente por mediación del PAR.

En el artículo 108 del Estatuto aragonés, que autoriza a la firma de un acuerdo con el Gobierno de España en materia financiera "cabe lo que queráis poner", aunque "otra cosa es que los aragoneses seamos partidarios de ello", ha dicho Biel.

El portavoz del Grupo Parlamentario del PAR, Javier Allué, ha defendido el proyecto de ley, del que ha dicho que tiene un carácter "integrador, para nada separatista" y que pretende establecer "sobre la base de lo que hemos sido, hacia dónde podemos ir".

ARTICULADO

La proposición de ley obvia los derechos económicos y se centra en los derechos políticos. También recupera parte del lenguaje político de la Corona de Aragón, por ejemplo al mencionar al Maestre Racional, lo que en la actualidad equivaldría al presidente de la Cámara de Cuentas.

La iniciativa legislativa presentada por el PAR asigna la condición política de aragonés, y por lo tanto reconoce el derecho al voto en las elecciones autonómicas y locales, no sólo a los españoles residentes en Aragón, sino también a aquellos que vivan en otros puntos de España y mantengan su vecindad civil en la comunidad autónoma o aquellos residentes en el extranjero cuya última vecindad civil en España estuviera en Aragón.

También los descendientes de estos últimos podrán tener la condición política de aragoneses, siempre y cuando mantengan la nacionalidad española.

La proposición de ley prevé crear la Academia Aragonesa de la Historia, cuyo objetivo será profundizar en el estudio y divulgación de la Historia de la Corona de Aragón y que tendrá autonomía presupuestaria.

La iniciativa dice que Aragón es una nacionalidad histórica de origen foral y que el pueblo aragonés no renuncia a sus derechos históricos, al tiempo que recuerda la participación de Aragón "en la constitución de una España unida".

Según esta iniciativa, los derechos históricos son la integración en España sin pérdida de la identidad institucional y jurídica, así como el mantenimiento de los principios jurídicos tradicionales siempre subordinados al ordenamiento jurídico actual; el mantenimiento de la autonomía y el respeto por los símbolos, nombres y denominaciones originales de las instituciones.

El artículo séptimo se dedica al Rey de España, del que dice que ostenta el título histórico de Ley de Aragón y "es símbolo de la permanencia de Aragón en la unidad constitucional de la Monarquía española" y señala que los derechos históricos de Aragón "tienen su fundamento en la confirmación regia".

El Príncipe heredero tiene la dignidad de Príncipe de Gerona "como título vinculado tradicionalmente al sucesor de la Corona de Aragón". El presidente del Gobierno de Aragón representará al Rey en Aragón en los actos públicos referidos a los derechos históricos y en ausencia del titular de la Corona, la persona consorte, los Príncipes y los Infantes.

La iniciativa recoge algunos principios básicos de las Cortes de Aragón, la Diputación General y la institución del Justicia, así como el Tribunal Superior de Justicia.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.