La Guardia Civil ha detenido a tres personas como presuntas autoras de un delito de robo con fuerza en las cosas, que se ha registrado en una subestación eléctrica de la localidad zaragozana de Figueruelas, de donde han desaparecido 150 kilos de cable de cobre.

Los hechos sucedieron en la madrugada del lunes 15 de noviembre. Además de llevarse el cable de cobre, los ladrones causaron daños en las instalaciones por valor de unos 3.000 euros, según han informado fuentes de la Comandancia de Zaragoza.

Ese mismo día, una patrulla de seguridad ciudadana integrada por miembros del Puesto de Utebo, interceptó en el kilómetro 243 de la carretera N-II, un turismo de gama alta ocupado por tres personas. En el maletero de dicho vehículo se transportaban 300 metros de cable de cobre con un peso de 150 kilogramos, dos alicates especiales para el corte y cinco cúter de diferentes tamaños, útiles para el pelado del cableado.

Al no ser acreditada su legítima procedencia ante la Benemérita, se procedió a la intervención del cable, junto a los otros efectos y fueron trasladados a dependencias policiales para el esclarecimiento de su procedencia.

Como resultado de las gestiones llevadas a cabo por miembros del Puesto de Utebo, el cable recuperado fue reconocido por el representante legal de la empresa suministradora de energía eléctrica como sustraído en la subestación referida.

El pasado día 2 de diciembre, equipos especializados en la investigación de delitos contra el patrimonio de la Comandancia de Zaragoza, procedieron a la detención de tres hombres: M.C., de 34 años; I.C., de 23 años y G.G., de 30 años, todos ellos de nacionalidad rumana y sin domicilio concreto.

Según los datos que dispone la Guardia Civil, el cable sustraído iba ser destinado para la venta. Los detenidos junto con los efectos intervenidos han sido puestos a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.