La secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide, ha manifestado que los poderes económicos de Europa han dado "la orden" de acabar con los derechos sociales porque "son un límite para el mercado". Además, ha afirmado que la situación de las empresas "no es mala" y continúan teniendo beneficios, mientras que la tendencia de las condiciones laborales y de los salarios "va a peor" y la situación que viven los trabajadores es "muy mala".

En una entrevista a concedida a Euskadi Irratia, recogida por Europa Press, la dirigente sindical ha criticado que el mercado "no tiene límites" y que su objetivo es "crear riqueza y acumular esa riqueza en pocas manos". "El funcionar así ha originado esta crisis, y ahora estamos viendo que no tiene límites, porque se están tomando decisiones para que siga siendo igual, en lugar de hacer lo contrario", ha asegurado.

En este sentido, ha indicado que, con la crisis, "los que antes eran ricos, ahora están siendo más ricos", ya que "en muchas empresas", no hay problemas con los beneficios". "En cambio -ha añadido-, en la mayoría de las empresas la situación de las condiciones laborales y de los salarios va a peor. Los sueldos están siendo más bajos, la amenaza de ERE y despidos existe en todas las empresas, y esa amenaza es verdadera como consecuencia de la última reforma, porque es muy barato despedir a cualquiera. Por lo tanto, la situación de los beneficios de las empresas es muchas veces buena, y la situación de los trabajadores, muy mala".

Asimismo, Etxaide ha criticado que "los poderes económicos" de Europa han dado "la orden" de que "se eliminen los obstáculos a los mercados" para que, según ha dicho, "los bancos puedan seguir adelante con sus objetivos", lo que quiere decir, en su opinión, "que hay que hacer desaparecer todos los derechos sociales, porque son un límite para el mercado".

Además, ha considerado que la reforma laboral puesta en marcha por el Gobierno ha dado "una opción más" a los empresarios "para destruir de una forma muy barata el empleo digno o, por lo menos, de calidad, y reemplazarlo por otro muchos más precario".

En su opinión, uno de los objetivos de la reforma es "disminuir el coste laboral, echar a la calle a la gente que trabaja con derechos en el mercado laboral, contratando a gente sin derechos".

Osalan y lanbide

Por otro lado, Ainhoa Etxaide ha asegurado que no se arrepienten de haber abandonado Osalan porque, a pesar de considerar que es una "institución necesaria", en estos momentos "la han vaciado de contenidos y de funciones, y la han convertido en un espacio para la financiación".

"Hay mucha preocupación vista la realidad de los accidentes laborales y la evolución de la salud laboral de los trabajadores. Instituciones como Osalan son necesarias, pero tienen que ser eficaces, y están haciendo justo lo contrario. La han vaciado de contenidos y de funciones, y la han convertido en un espacio para la financiación, por lo que nosotros no nos arrepentimos de no tomar parte. Ahora, nuestra preocupación es que hay que dar una alternativa a eso y dar pasos más grandes que los que hemos dado hasta ahora", ha destacado.

Además, ha denunciado que "apenas" conocen nada del servicio vasco de empleo y formación, Lanbide, que se pondrá en marcha el próximo 1 de enero, aunque ha asegurado que "no necesitamos más instrumentos para hacer lo que se está haciendo ahora, sino que hay que decidir lo que no se hace ahora, es decir, unas verdaderas políticas activas de empleo, y necesitamos instrumentos para sacar eso adelante".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.