La Dirección General de Biodiversidad del Gobierno de Cantabria ha propuesto sancionar con más de 900 euros a un cazador por cazar sin permiso y en un día en que se encontraba suspendida la actividad cinegética.

Según la propuesta de resolución, recogida por Europa Press, los hechos que han dado lugar a la sanción fueron denunciados por el SEPRONA de la Guardia Civil de Santoña.

El motivo que ha dado lugar al expediente es cazar sin permiso en un coto de caza situado en el municipio de Bareyo, careciendo el expedientado de licencia y en un día en que se encontraba suspendida la actividad cinegética.

Estos hechos fueron comprobados por los agentes denunciantes a las ocho de la tarde del pasado 10 de enero del presente año, en la Mies de Ajo, en el término Municipal de Bareyo.

Según consta en la resolución, estos hechos constituyen tres infracciones tipificadas como graves en la Ley de Caza de Cantabria, y por los mismos se propone una multa al expedientado, vecino de Santoña, por importe de 901,53 euros, cuantía que se reducirá un 30% si la sanción se hiciera efectiva en cualquier momento anterior a la resolución.

Ahora se abre un período de quince días durante el cual el interesado tendrá acceso al expediente en el Servicio de Conservación de la Naturaleza, pudiendo formular cuantas alegaciones considere oportunas y presentar los documentos e informaciones que estime pertinentes. Transcurrido dicho plazo se dictará la correspondiente resolución.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.