¿Recuerda los espectáculos de la Expo de 92 en el Palenque? ¿Las fiestas de fin de año o las noches de bailes hasta el alba? Las famosas carpas que nacieron con carácter efímero llevan ya en pie más de 13 años.

Ahora ya, según reconoce el Ayuntamiento, no están en buen estado. Además, con el nuevo Plan General  de Ordenación Urba- na (PGOU) acabarán convirtiéndose en oficinas de Servicios Avanzados, una transformación que podría llegar en tiempo récord.

Agesa, la empresa que heredó los activos de la Expo 92, y la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento han ofrecido a la actual concesionaria del recinto de Palenque, TCM Audiovisual, el uso del Auditorio a cambio de su traslado, según confirman a 20 minutos fuentes municipales.

La sociedad estatal, Agesa, quiere desmantelar de manera rápida las carpas para comenzar a construir los edificios de oficina en los 10.000 m2 que ocupa el recinto del Palenque.

Una de las alternativas que han puesto sobre la mesa consiste en ceder de forma habitual, pero sin concesión, las instalaciones del Auditorio de la Cartuja, que pasará a ser de propiedad municipal tras el convenio firmado entre el Consistorio y Agesa. A cambio, se rescindiría el contrato de concesión entre Agesa y la empresa TCM.

Antes de mayo

El propósito tanto de la empresa responsable de los terrenos de la Expo como del Ayuntamiento es cerrar en firme un acuerdo antes de que se apruebe el nuevo Plan General de Ordenación Urbana que, según la previsión municipal, se hará en el próximo mes de mayo.

Si finalmente se ratifica, aprobado el PGOU, Agesa podría comenzar a tirar de inmediato las instalaciones  que durante los últimos años han acogido galas, conciertos y otro tipo de eventos.

Cultura irá antes de verano

Antes de que llegue el próximo verano, el área de Cultura del Ayuntamiento hispalense se habrá mudado ya a las actuales instalaciones del Auditorio de la Isla de la Cartuja, según ha asegurado esta semana su delegado Juan Carlos Marset. Actualmente los técnicos de esta delegación están reorganizando el edificio para poder habilitar las oficinas necesarias. Además, Agesa, tras el convenio firmado con el Consistorio, se ha comprometido a hacerse cargo del revestimiento del recinto (que ahora es abierto) para que pueda ser utilizado en cualquier época del año. En estas obras tendrá que invertir cerca de diez millones de euros.