Crimen de Olot
Un mosso d''Esquadra ) conduce al presunto homicida, Joan V. durante la reconstrucción uno de los asesinatos en la residencia la Caritat de Olot ( Girona ). Robin Towsend/ EFE

El celador del geriátrico 'La Caritat' de Olot (Girona), Joan Vila, ha confesado este martes ante el juez haber "ayudado a morir" a otros ocho ancianos de la residencia desde agosto de 2009 a mediados de octubre de 2010, y duda de si mató a otro más este 2010. A estas muertes se suman las tres que ya admitió en su pasada declaración, después de que se destapara que había asesinado a una anciana con lejía por las lesiones sospechosas que presentaba en la boca.

Vila asegura que quería liberar a los ancianos de su sufrimiento Vila, de 45 años, ha prestado este martes una nueva declaración a petición propia, después de la exhumación de ocho cadáveres por orden del juez. Según ha confirmado a los periodistas su abogado, Carles Monguilod, el acusado ha asegurado que mató a tres ancianas suministrándoles lejía, a otras dos con una sobredosis de insulina y en otros casos con un cóctel de medicamentos. En total, serían ocho mujeres y dos hombres, además de un último hombre del que no ha estado seguro de si lo mató, un caso de este mismo año.

Según ha confirmado Monguilod, su cliente ha asegurado que lo hizo "porque consideraba que sufrían y quería que dejaran de padecer", y ha recalcado que si él se encontrara en una situación así, "pediría para él lo que hizo con estas personas". Además, el abogado ha contado que en los primeros casos su cliente actuó de una manera mucho "menos cruenta" que con las tres últimas, con una mezcla de medicamentos o con una sobredosis de insulina.

"Hechos gravísimos"

Monguilod ha hecho hincapié en que Vila ahora "no lo haría y que se da cuenta de que aquello que hizo no debería haberlo hecho". Según el abogado, tenía la sensación de que hacía lo correcto y fabula sobre sus actos, ya que dice que ve como si una persona saliera de su cuerpo. El letrado ha admitido que se trata de 11 asesinatos, unos hechos "gravísimos", aunque según él, su cliente tiene una visión de la realidad "distorsionada" y habrá que ver su nivel de imputabilidad. "Ha hablado de dos muertes de 2009, la primera la ha situado en agosto de 2009, la segunda en octubre de 2009 y el resto, las otras nueve, en 2010. No ha recordado, o no ha confesado ni explicado ninguna otra muerte", ha remachado.

Sobre su declaración, ha relatado: "Hoy ha estado mucho más tranquilo, la primera fue entre llantos y sollozos. De una manera claramente afectado, de forma entrecortada. Hoy no, ha declarado con serenidad y después se ha quedado en silencio, pero estaba mucho más centrado". Los abogados de las tres víctimas han considerado que hay que poner "en cuarentena" las afirmaciones de Vila, ya que si bien ha asegurado que no ha matado a nadie más, es cierto que en su primera declaración mintió.

Consulta aquí más noticias de Girona.