Andy y Lucas
Andy y Lucas. Sony BMG

Están de actualidad. Además de sacar disco, Andy Y Lucas han sido nombrados en Bruselas Músicos por la Paz y han participado en el disco solidario Voces por un fin. Su presencia se hace notar antes incluso de que entren en la habitación donde tiene lugar la entrevista: vienen cantando a voz en grito por los pasillos. Según ellos, "hay que animar a la compañía".

Han estado un par de años desaparecidos...
Lucas: Sí, nos tomamos una pequeña pausa. El último año hemos estado centrados en el disco. Es más cuidado, mucho más nuestro. Musicalmente es nuestro Dalí. Lógicamente no va a tener el éxito de Son de amores, pero estamos muy orgullosos.

Bueno, quién sabe...
Andy: Teniendo en cuenta cómo está la industria, es muy complicado...

Una vez la canción está hecha se la enseño a todo el mundo para que me dé su opinión

¿Alguna vez piensan que les hubiera ido mejor en otra época?
L: Si tomamos en cuenta cómo ha bajado la venta de discos, si hubiéramos sacado Son de amores en 1980 seríamos multimillonarios. Estaríamos ya retirados.

A: Yo le echo la culpa a las leyes. En otros países hay leyes que castigan la piratería. ¿Aquí qué somos, gilipollas o qué?

L: El problema es que la gente no entiende que éste es nuestro trabajo y que comemos de esto.

Se pasan la vida juntos. Una vez que acaban una gira o un disco, ¿no necesitan dejar de verse durante una temporada?
A: A estas alturas ya estamos acostumbrados.

L: Sí, lo llevamos bien.

A: Incluso en nuestra tierra paramos en los mismos sitios. Rara vez desconectamos el uno del otro.

Y a la hora de componer, ¿cómo se reparten el trabajo?
L: Andy trae la música. Yo, por mi parte, siempre hago primero la melodía y luego la letra. Creo que la gente se queda con la melodía. Si además puedes hacer una gran letra, pues ya eres un monstruo, como Sabina. Pero de ésos hay pocos. Le doy muchas vueltas a la letra, lo que pide el mercado...

¿Compone pensando en el posible éxito de una canción?
L: Sí, sí. Los estribillos que pueden pegar, los que no... Todo. Una vez la canción está hecha se la enseño a todo el mundo para que me dé su opinión: al peluquero, al del bar, al fontanero, al de la compañía... Si 28 de 30 me dicen que la buena es la dos, ésa es a nivel de masas la que va a funcionar.

¿Cuál es el secreto de una buena canción de amor?
L: Yo soy un apasionado de las melodías . Y, modestia aparte, creo que se me dan bien. Te puedo hacer una melodía fantástica sobre cualquier cosa. En este momento podría hacer una canción sobre esta botella, y estoy seguro de que te hago llorar.

¿Eso se aprende o se nace con ello?
L: Yo me pongo a tirar faltas como Messi y puedo matar a dos de los boixos nois (risas). Por mucho que entrene, nunca las tiraré como él. En cambio, Dios me ha entregado un don para las melodías.