RAE
RAE EFE

Las 22 Academias de la Lengua Española han aprobado este domingo por unanimidad el texto definitivo de la nueva Ortografía en la que se han mantenido la mayoría de las novedades difundidas en las últimas semanas, si bien éstas no se impodrán sino que se serán optativas. Así, el pasar a llamar 'ye' a la 'y' sería algo opcional, al igual que -en el caso de América- dejar de llamar 'be alta' y 'be baja' a la 'b' y la 'v'.

Lo mismo sucede con el adverbio 'sólo' y con los pronombres demostrativos. Se recomienda vivamente no ponerles tilde, pero quienes estén acostumbrados a acentuarlos, pueden seguir haciéndolo.

Lo que no han suavizado las Academias en la nueva Ortografía es la supresión de la tilde de los monosílabos con acento ortográfico, como sucede en "guión" y "truhán". Según le dijo hoy a EFE Salvador Gutiérrez, director de esta obra, esas palabras no llevarán tilde, aunque se pronuncien con hiato.

Estamos tratando de uniformar, no de imponer

Los directores y presidentes de las Academias, que participan esta semana en la Feria del Libro de Guadalajara (México), hicieron público este importante acuerdo en un encuentro con la prensa, en el que desgranaron algunas características de esta edición que es "más sólida, exhaustiva, razonada y moderna" que la de 1999.

El director de la Academia mexicana, José Moreno de Alba, dijo que esta Ortografía "es nueva" no porque "modifique reglas o cree otras nuevas, sino porque las explica con todo detalle". El nuevo tratado pretende "resolver las reglas que resultan de dudosa aplicación".

En la nueva Ortografía, "se propone unificar" los nombres de letras, pero, como aclaró Moreno de Alba, se permiten utilizar los diferentes nombres que reciben en algunos países. "Estamos tratando de uniformar, no de imponer", subrayó el director de la Academia Mexicana.

Las novedades que se difundieron a raíz de ese encuentro causaron un gran revuelo entre la gente de a pie, en las redes sociales y entre los escritores y algunos académicos. Pero Moreno de Alba aseguró que de aquellos documentos "quedó todo", no ha habido apenas cambios. Lo que sucedió es que se difundieron a la prensa ejemplos antes de tiempo, cuando el texto estaba en plena discusión.