Un experto dice que la oportunidad de vacunar frente al VPH es un "regalo de primera magnitud" que se debe explicar bien

Otro especialista pone como ejemplo de intervención sanitaria "efectiva" el Programa de Intervención en Salud Sexual del Consell

El director del Programa de Investigación en Epidemiología del Cáncer del Instituto Catalán de Oncología (ICO), Xavier Bosch, ha asegurado este viernes en Valencia que la "oportunidad" de vacunar y proteger a las mujeres frente a las infecciones por papilomavirus (VPH) es "un regalo sanitario de primera magnitud y debemos hacer todos los esfuerzos posibles por explicarlo bien, informar a los padres y a las mujeres, y mejorar las posibilidades de acceso a la vacunación".

Este experto ha moderado la mesa redonda 'Novedades en vacunas frente al VPH', enmarcada en el XXII Congreso Anual de la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia (AEPCC), ha defendido "los excelentes resultados de eficacia y seguridad de las dos vacunas actualmente disponibles tras nueve años de seguimiento mediante estudios controlados y tres más de vigilancia poblacional tras su introducción en las carteras de servicios de los Sistemas Nacionales de Salud Pública de la mayor parte de los países desarrollados".

Según ha informado la organización del Congreso en un comunicado, está constatado que las generaciones más jóvenes de hombres y mujeres "presentan patrones de comportamiento sexual muy distintos de los de generaciones anteriores: empiezan antes las relaciones, cambian frecuentemente de pareja, practican sexo oral y anal más frecuentemente, y utilizan el preservativo de manera irregular".

Por ello, se ha defendido la importancia de la vacunación frente al VPH, una vacuna cuya introducción en los países en desarrollo está limitada por el coste actual y la complejidad logística en poblaciones adolescentes. A este respecto, según la organización, la comunidad científico-sanitaria internacional es "unánime y recomienda la vacunación masiva de niñas y mujeres".

En relación con los grupos de detractores que se han posicionado en contra de la vacunación, el doctor Bosch ha considerado que se debe "mejorar la comunicación científica que se da a profesionales y población general". "La cultura de vacunación es excelente en las edades pediátricas y en la vacunación del viajero, pero la vacunación del adulto y adolescente es una asignatura pendiente en nuestro país. La vacunación contra el cáncer es un concepto prácticamente desconocido por la población", ha apuntado.

En la mesa redonda se han presentado las últimas novedades de las dos vacunas actualmente disponibles frente al VPH. "Ambas están finalizando sus respectivos estudios en fase III y la mayor parte de los resultados principales ya han sido publicados", ha explicado. Por un lado, la vacuna VPH 16/18 adyuvada de GlaxoSmithKline (GSK), Cervarix, ha demostrado una protección cruzada frente a los otros tres tipos más habituales del papilomavirus que son causa de cáncer (31, 33 y 45), lo que "incrementa de manera significativa su potencial preventivo frente al cáncer de cérvix".

A este respecto, la Comisión Europea ha autorizado recientemente la inclusión de estos datos en la ficha técnica de Cervarix. Por su parte, la vacuna tetravalente de Sanofi Pasteur MSD, Gardasil, "ha confirmado su potencial preventivo en lesiones neoplásicas cervicales, vulvares y vaginales", ha indicado. En varones y mujeres, la vacuna Gardasil "ha demostrado su eficacia en la prevención de las verrugas genitales y en las lesiones neoplásicas del ano".

Cribado y tratamiento

Durante el congreso se ha celebrado también una mesa redonda sobre 'Aspectos controvertidos en cribado y tratamiento', moderada por el doctores Javier Rius, jefe del Servicio de Ginecología del Hospital Virgen de los Lirios, de Alcoy (Alicante), y Santiago Dexeus, director del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Institut Universitari Dexeus, de Barcelona.

"Por la baja incidencia que tiene el cáncer de cuello de útero en España (2.500 mujeres al año), es difícil llegar a un acuerdo en el tipo de cribado que se debería realizar", ha señalado el doctor Rius, quien ha afirmado que antes de los 25 años "tan solo debería actuarse si existen factores de riesgo tales como enfermedades de transmisión sexual o promiscuidad". Asimismo, a partir de los 65 años "puede dejarse el cribado tras 10 citologías de resultado negativo y ausencia de factores de riesgo".

Las pruebas para detectar el VPH se basan en técnicas moleculares específicas tales como la captura híbrida y la PCR, según las cuales "se determina el ADN viral del papilomavirus y el tipo concreto", ha subrayado el experto. Los tipos 16, 18, 31, 33 y 45 son los de mayor riesgo y suponen cerca del 80 por ciento del total de casos de cáncer de cérvix.

El uso de estos procedimientos de laboratorio está técnicamente normalizado. Sin embargo, "su aplicación práctica dependerá del programa de cribado y/o de la población específica donde se vaya a llevar a cabo", ha apuntado. Estas pruebas están indicadas para el seguimiento de las lesiones premalignas de cuello de útero y para el descarte de la citología dudosa.

El doctor Rius ha puesto como ejemplo de intervención sanitaria "efectiva" el Programa de Intervención en Salud Sexual (PIES), impartido por la Dirección General de Salud Pública de la Conselleria de Sanidad de la Generalitat valenciana.

"Se trata de educar a nuestros adolescentes y formar a sus educadores en todo lo relativo a la salud sexual, haciéndose especial hincapié en las vacunas frente al VPH y su relación preventiva con el cáncer de cuello de útero, y en la importancia de que las mujeres se realicen una citología cada tres años", ha recalcado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento