Uno de cada cuatro medicamentos recetados por los médicos de Atención Primaria pueden desencadenar problemas de erección. Fármacos como los ansiolíticos, narcóticos, vasodilatadores, antihistamínicos, broncodilatadores o frente a la hipertensión arterial pueden afectar a la esfera sexual del hombre.

Más de dos millones de hombres sufren algún grado de disfunción eréctil en el territorio nacional, lo que supone el 19 por ciento de la población masculina. La mayoría de los casos de esta patología, que se caracteriza por la incapacidad sostenida para conseguir o mantener una erección suficiente para permitir una relación sexual satisfactoria, se deben a causas orgánicas -sobre todo debido a problemas cardiovasculares como la diabetes, hipertensión o dislipemia-, y, en segundo lugar, psicológicas.

El farmacéutico, que conoce los medicamentos que toma un paciente, explican, "desempeña un papel muy importante para identificar los posibles efectos secundarios de un fármaco y aconsejarle en consecuencia".

En este sentido, "el farmacéutico tiene que hacer equipo con el resto de profesionales sanitarios", destacó Ricard Casas Jansa, farmacéutico. "Estos problemas se comentan cuando hay confianza. Tenemos que ser conscientes de que en ocasiones somos la vía de entrada al Sistema Nacional de Salud, por lo que tenemos que estar atentos para poder aconsejar y derivar a los médicos de Atención Primaria".

Para que los farmacéuticos conozcan mejor esta patología, Lilly organizó una conferencia titulada 'Disfunción Eréctil y Atención farmacéutica' que se ha celebrado hoy en Murcia. En esta charla participó también el Doctor Ricardo Rigabert Montiel.

Consulta aquí más noticias de Murcia.