Bolsa de Madrid
Bolsa de Madrid ARCHIVO

El rescate a Irlanda, del que aún no se conocen los detalles, y el miedo de los inversores a que el problema se traslade a Portugal e incluso a España encarecieron este martes la subasta de Letras del Tesoro español -lo que le cuesta al Reino de España financiarse- hasta niveles desconocidos desde hace dos años.

Estas tensiones, que reflejan la escasa confianza de los mercados internacionales, se notaban también en la Bolsa, con caídas, y en la prima de riesgo de la deuda soberana española (que se mide respecto del bono alemán, el más solvente y seguro), que ha tocado su máximo histórico -233 puntos básicos- después de relajarse algo cuando se conoció el resultado de la subasta.

El mercado no termina de fiarse de que la situación de la economía española
El mercado no termina de fiarse de que la situación de la economía española sea tan distinta a la irlandesa o portuguesa como aseguran las autoridades españolas, que este martes han seguido intentando distanciarse del resto de los países periféricos de la zona del euro.

Pese a todos estos esfuerzos, que el lunes tuvieron incluso el respaldo de la Unión Europea, los expertos consultados han sido muy claros al señalar que aunque es cierto que la economía española no tiene nada que ver con la irlandesa, también lo es que tiene problemas serios como el paro más elevado de la UE o el alto déficit público, aunque ya se está trabajando para recortarlo.

A juicio de estos expertos, las tensiones no se suavizarán hasta que España adopte las medidas que el mercado le está pidiendo a gritos, como la reforma de las pensiones, o demuestre sin asomo de duda que está aplicando las medidas ya anunciadas como la del mercado laboral o la reducción del déficit.

En la subasta, el Tesoro adjudicó 3.256 millones de euros en letras a tres y seis meses y subió casi un punto el interés de ambas denominaciones, hasta el 1,870% el de las primeras, que no se alcanzaba desde diciembre de 2008, y hasta el 2,260% el de las segundas, nivel al que no se llegaba desde diciembre de ese mismo año.