El militante del partido político Unión, Progreso y Democracia (UPyD) Fernando González es el gestor único de la formación fundada por Rosa Díez en la provincia de Huesca, después de que fuera disuelto el Consejo Local.

La coordinadora de UPyD en Aragón, Cristina Andreu, ha indicado que "algunos de sus miembros estaban actuando de forma totalmente contraria a los Estatutos", de tal manera que el Consejo Territorial de Aragón informó al Consejo de Dirección Nacional, que decidió su disolución.

Fernando González ha sido nombrado por el Consejo Territorial y actúa "por delegación", hasta que se constituya un nuevo Consejo Local de Huesca.

Por su parte, los antiguos miembros del Comité Local de Huesca han tildado la disolución del mismo de "injustificada y antidemocrática", tras lo que han afirmado que los "pretextos" argumentados son "poco convincentes". Miguel Ángel de Uña, Jaime Orench, Juan Carrero y Luis del Carmen se han dado de baja del partido.

En un comunicado, el Comité Local oscense sostiene que "después de muchos esfuerzos nos vemos incapaces de seguir en un partido cuya dirección ha demostrado que no saber vivir lejos de la arbitrariedad que critica en los partidos tradicionales". Aseguran que "sin razones objetivas" se ha disuelto el Consejo Local de Huesca y que la decisión es "antidemocrática" en el fondo y en la forma.

Continúan afirmando que la disolución se ha producido a través de un correo electrónico, enviado el 15 de octubre y firmado por el responsable nacional de organización de UPyD y las razones esgrimidas para justificarla son "etéreas y subjetivas, se ha hecho sin diálogo previo, sin contactar con el responsable del Comité, sin ningún tipo de pregunta, reflexión o reconvención previa".

Por ello, han dejado al ya ex Comité Local "sin defensa ante la inesperada decisión, basada en la información unilateral y sesgada proporcionada por el Comité Regional de UPyD, incapaz de hablar cara a cara con el Comité Local disuelto".

El Comité oscense explica que desde la constitución del Consejo Local en el mes de mayo pasado, "los miembros del mismo decidimos unir bajo unos únicos criterios, las divergencias de las dos candidaturas que aspiraron a dirigir la Organización Territorial del partido, con ánimo integrador". De esta forma, el Consejo Local de Huesca se constituyó de esta manera consensuada, apoyado por todos los afiliados de Huesca.

"Esa decisión integradora ha sido boicoteada permanentemente por el Consejo Territorial, mostrando una actitud excluyente. En este período vemos bajas del partido de afiliados de UPyD en Huesca, y altas de los mismos a los pocos días, de manera extraña", según se apunta en el comunicado, que avanza asegurando que "en la Asamblea General Informativa, el Consejo local lee un borrador que ha preparado del programa electoral para ofertar al Municipio de Huesca".

"A partir de aquí la organización Territorial de UPyD en Aragón manda diversos escritos a miembros del Consejo Local, todos ellos amenazadores. Posteriormente, sin más, llega la disolución del Consejo Local", indican.

Los miembros del Comité de Huesca han manifestado que "creemos que la democracia es algo más que un juego discursivo, creemos que un partido político se muestra con la esencia de un programa, pero también con la forma en que se articula la relación entre sus miembros, sea cual sea su jerarquía".

Por último, critican que "la transformación de este partido ha traicionado el programa y el ideario político de regeneración democrática con el que nació, y que nos ha llevado a desvincularnos de su proyecto", finaliza el escrito.

Consulta aquí más noticias de Huesca.